Posts tagged ‘Santa Elena’

enero 31, 2012

El de Oriente no es cualquier túnel

[OPINIÓN]

Por: Jorge Eduardo Cock.

Foto: extraída de www.elcolombiano.com

Tremendo ruido le han armado al Ministro Frank Pearl por la orden de suspensión de las obras del Túnel de Oriente.

Que así no se van a poder desarrollar las grandes vías que necesita Colombia, que las multas que habrá que pagar a los concesionarios serán muy onerosas para el departamento, que es ir contra el progreso, que no habrá filtraciones, o que serán muy pocas. Pero somos muchos los que aplaudimos la actuación del Ministro de Ambiente.

read more »

enero 24, 2012

Continúa la polémica tras la suspensión del Túnel de Oriente

Lluvia de aplausos y críticas es el resultado de una semana tras la decisión de Minambiente.

Foto: El Tiempo.

Un cd en blanco desató la polémica. Y lo que en más de una década no consiguieron las denuncias ni los procesos jurídicos el ministro de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Frank Pearl lo hizo en los primeros 12 días del 2012: suspender -preventivamente- las obras del túnel de Oriente.

read more »

enero 12, 2012

Minambiente ordena suspender obras del Túnel de Oriente

El Gobierno Nacional ordenó la suspensión de las obras del Túnel de Oriente, que fue inaugurado desde finales del año pasado para conectar los valles de Aburrá y el de San Nicolás, en el Oriente antioqueño.

Video de: Noticias Telemedellín

El Ministerio de Ambiente advirtió sobre la necesidad de suspender esas obras inauguradas por el anterior gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, quien consideró que existen estudios y licencia que permiten adelantar esos trabajos.

read more »

noviembre 4, 2011

En 2012 comenzarán las obras de construcción del Túnel de Oriente

Foto: www.elcolombiano.com // Acto simbólico de inicio de obras del Túnel de Oriente, realizado el pasado 18 de octubre.

 

A pesar de la controversia que se generó durante la época electoral con la construcción del Túnel de Oriente, los constructores de la Concesión anunciaron que las obras iniciaran en el primer trimestre de 2012 y durarán 48 meses.

Según la presidente corporativa de Construcciones El Condor, Luz María Correa, todas las observaciones que hizo la Procuraduría a la licencia ambiental otorgada por la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro – Nare (Cornare), fueron contestadas satisfactoriamente y la Procuraduría cerró el proceso.

“No hay en este momento ningún requerimiento o cuestionamiento sobre el tema del túnel diferente a rumores, la comunidad de Santa Elena y Rionegro ha emitido comunicados en donde dicen que quieren la obra y están de acuerdo con el proyecto”, sostuvo Correa.

La constructora agregó que la ejecución de esta obra es una realidad que ya cuenta con el cierre financiero y en los próximos 3 meses realizará la gestión predial con el fin de iniciar la construcción del proyecto en el primer trimestre del próximo año.

“El beneficio que tiene este proyecto es que estamos conectando los tres pisos que tiene antioquia, estamos saliendo desde San Jerónimo, subimos al túnel de occidente de Medellín y de ahí a Santa Elena, es un corredor muy estratégico también para la salida a los puertos de Urabá”, agregó Correa.

El proyecto Conexión Vial Aburrá Oriente es liderado por la Gobernación de Antioquia y la Concesión Túnel Aburrá – Oriente y busca mejorar el acceso al aeropuerto internacional de Rionegro y conectividad de Medellín con el oriente antioqueño.

Según la Concesión Túnel de Aburrá – Oriente, el proyecto de conexión vial entre el Valle de Aburrá y el oriente incluye la construcción de una vía rápida con un túnel que evita el ascenso hasta los 2.450 metros de altura de la cordillera, el mejoramiento y mantenimiento de la vía de Santa Elena y Alto de Las Palmas – Aeropuerto.

Además contará con 3 viaductos y 6 puentes, “las vías se construirán para velocidades de 60 km/h, inicialmente tendrán dos carriles, pero se prevé que el incremento del tráfico hará necesario que se amplíe a cuatro carriles, así como la construcción del segundo tubo de los túneles que hace parte de la Etapa II”, explicó la concesión.

La primera etapa de este proyecto esta constituida por el intercambio vial en el sector del Seminario que integra el proyecto a la vía Las Palmas, luego un túnel urbano corto de 786 metros, después sigue una vía a cielo abierto de 4,5 kilómetros hasta llegar al túnel de Santa Elena de 8,2 kilómetros de longitud y el acceso oriental mediante un viaducto para comunicar con la glorieta del aeropuerto José María Córdova.

El gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, ha señalado que desde hace más de 40 años el departamento ha estado trabajando en los diseños y viabilidad de este proyecto que se construirá el próximo año.

“Es un túnel que costará $820.000 millones que se financiara el 80% con recursos de peajes y el 7% con recursos del departamento. El peaje tenemos previsto que será de $9.900 de hoy, eso quiere decir que para el año 2015 sería de $14.000 lo cual es moderado”, dijo Ramos.

La obra será construida por la sociedad concesionaria que está compuesta por 52 empresas antioqueñas de las cuales el 70% está concentrado en 10 de las grandes firmas de la región entre las que figuran AIA Arquitectos e Ingenieros, Mincivil, Coninsa Ramon HSA, Megaproyectos, Latinco y Construcciones El Condor, entre otras.

Desde finales de octubre, el proyecto concretó la financiación de la obra por valor de $270.000 millones con los bancos: AV Villas, de Bogotá, de Occidente, Popular, Colpatria, Davivienda, GNB Sudameris y con Nexus Infraestructura I Fondo de Capital Privado que junto con las inversiones realizadas por los accionistas del proyecto y recursos disponibles en caja de la Concesión Túnel Aburrá – Oriente, permitió reunir los 513.000 millones necesarios para alcanzar el cierre financiero del proyecto con el que se espera crear alrededor de 380 empleos directos y 2.000 indirectos.

Las opiniones

Luis Afredo Ramos
Gobernador de Antioquia

“Los túneles que se hacen en esta época son técnicamente construidos en los que el componente ambiental se tiene muy presente en defensa de las fuentes hídricas”.

Luz María Correa
Presidente Construcciones El Condor

“Lo más importante que hay que entender es que las obras que menos impacto ambiental generan son los túneles, este es un tema en el que se han acatado todas las recomendaciones”.

María Constanza García
Viceministra de Infraestructura

“El túnel de Aburrá comunica a Medellín con el aeropuerto y por lo tanto tiene gran impacto regional y mejorará la competitividad del departamento de Antioquia”.

 

Texto tomado de: La República, http://bit.ly/rOvi7i

septiembre 23, 2011

Túnel de Oriente: megaobra que violenta un modo de vida

Por: Álvaro Lopera

Para ampliar la información en lo concerniente al aspecto ambiental del Túnel de Oriente, viajé al corregimiento de San Cristóbal en compañía del ingeniero Mauricio Jaramillo y allí, en la vereda Naranjal, pudimos constatar el daño dejado por la construcción del Túnel de Occidente: terrenos con hundimientos severos, pérdida de vegetación, casas con profundas grietas o derrumbadas y, en general, pérdida de trabajos, puesto que parte de la mano de obra campesina tuvo que desplazarse por la merma de las actividades agropecuarias que allí se ocasionaba.

Recorriendo las propiedades, antaño productivas, pudimos observar una carretera a 200 metros por encima del túnel, con daños severos. La gente de la región, como el señor Antonio Restrepo, el cual labora en un centro avícola, manifestaba desazón y desesperanza, pues con el paso del tiempo ve naufragar sus sueños al notar el hundimiento del terreno a sus pies. “El Simpad y la Concesión Túnel de Occidente estuvieron hace aproximadamente un mes y lo único que nos dijeron fue que teníamos que salir del sitio en que nos hallábamos, sin darnos ninguna alternativa. Aseguraron que los daños observados se deben al invierno y a una falla geológica que nos está afectando de alguna manera”, aseguró con tristeza el entrevistado.

Lo anterior se lo afirmaron no sólo a él sino a varios propietarios de la zona, como por ejemplo a don Iván Velásquez, el cual también tiene seriamente dañada su casa de habitación. “Nos dijeron que el invierno principalmente nos ha afectado y que la tierra misma tiene un problema geológico, y que para nada ello se debía a la construcción del túnel”. Pero la verdad es que éste pasa 150 metros por debajo de su propiedad, la cual nunca había presentado los problemas que ahora surgen, después de 5 años de haberse entregado la obra.

Estas visitas que hace el Simpad y la Concesión Túnel de Occidente obedecen a lo que en lenguaje de guerra se llama control de daños, esto es, van a la población, toman atenta nota del daño y lanzan unas proclamas públicas que desdibujan lo que en el terreno se observa, para de esta manera impedirle a las comunidades que adelanten acciones legales o de hecho y así cumplir, sin cumplir nada, el mandato legal de atender las consecuencias causadas por cualquier obra que haga el municipio respectivo o la nación.

“Es increíble cómo los ingenieros olvidaron la ingeniería”, espetó con cierta ironía Mauricio, después de escuchar atentamente a estas personas, pues “se les olvidó el daño que hace el agua al lavar la tierra, cuando esta por cualquier razón sale de su cauce natural, generando vacíos que después conllevan a los hundimientos en verano”. Claro, la falta de conciencia del empleado oficial que sigue fielmente el guión que los detentadores del poder le ordenan seguir, lleva al mercenarismo insulso y antipopular. “Qué bueno sería que la gente de Santa Elena conociera de primera mano estas afectaciones para de esta manera tener la conciencia necesaria y dar la pelea hasta las últimas consecuencias”, complementó Mauricio.

Consideraciones generales y caminos por recorrer
Regresando al tema que nos ocupa, la obra del Túnel de Oriente, de 8200 metros, tiene a los precios actuales un valor cercano a los 800 mil millones de pesos, lo cual en realidad podría ser apenas un acercamiento a la cuota inicial de la obra. Esto es válido afirmarlo después de mirar retrospectivamente los megaproyectos realizados en la ciudad, tales como el Metro de Medellín, el cual salió costando cuatro veces el valor inicial de US$650 millones de dólares. Mauricio Jaramillo anota que estos túneles en Europa han tenido unos sobrecostos de hasta el 1000%, lo cual significa que fácilmente esta megaobra, por las complicaciones que lleva aparejada, puede llegar a sobrepasar los $ 8 billones (8 millones de millones de pesos), es decir, un verdadero carnaval del dinero. Quizás eso explica el lema de la Gobernación de Antioquia: “Manos a la obra”, pues todo indica que les va a ir muy bien.

¿Qué sucedería entonces con las rentas del departamento? Pues quedarían pignoradas no se sabe por cuántos años, y se sumarían a la hipoteca de las otras rentas debido al pago del Metro de Medellín. Eso significa abandono de otras regiones, desmejora del nivel de vida de la población antioqueña puesto que tras esta inversión, con toda seguridad, se vendría el derrame de valorización a todos los paisas y de pronto a todos los colombianos, si por conveniencia la denominan obra de interés nacional.

¿A quién favorecería el túnel? Mauricio aclaró que por el túnel se tendría un movimiento de vehículos de mediano tonelaje y que no recibiría camiones grandes, que serían los que deberían puntear la lista de beneficiarios tanto por el deterioro de la capa asfáltica que ellos causan como por el consumo de combustible. Asimismo el ahorro en tiempo sería de sólo 15-20 minutos aunque la gobernación asegura que “con el túnel de Oriente ganamos todos”, y que el ahorro de tiempo sería de 28 minutos, respecto de las vías que actualmente están funcionando. Pero el costo del peaje por vehículo, a precios de hoy, sería cercano a $15.000. Terminen de sacar ustedes mismos la conclusión.

Es importante reafirmar que el túnel se convierte en un drenaje del nivel freático, dejando afectadas las especies vegetales y animales; en resumen, desangra el acuífero de Santa Elena y 30 quebradas más, y como todo en el planeta es sinérgico, pues probablemente tendríamos otros dolores de cabeza relacionados con acueductos veredales, manejo de cultivos, derrumbe de viviendas, deterioro de la capa vegetal y de la calidad del aire: Medellín perdería uno de sus pulmones verdes.

A la fecha, el único estudio de impacto ambiental no ha sido tenido en cuenta, además de no haberse hecho otros estudios con alternativas de trazados para determinar cuál sería el menos dañino al medio ambiente. A lo anterior se suma la ordenanza departamental del 30 de diciembre de 2010 que aprobó vigencias futuras en el afán de la gobernación de dejar el presupuesto amarrado, aunque de acuerdo a una reciente ley, ello está prohibido. Por eso, tanto la comunidad como el representante del Polo Democrático pretenden demandar esta última. Se nos presentan pues varios escenarios para la lucha: la denuncia escrita, la calle y los tablados judiciales, para impedir de una vez y por siempre esa pretendida obra, cuyos únicos beneficiarios tienen que buscarse en la administración de “Manos a la obra”.

Tomado de: Periferia Prensa Alternativa, http://bit.ly/o1ierl

septiembre 17, 2011

Alcaldía de Medellín se pronuncia sobre el derecho de petición enviado para suspender el Túnel de Oriente

septiembre 16, 2011

Santa Elena espera que la acción popular logre suspender obras del Túnel de Oriente

Foto: RCN Radio.

Solicitar la suspensión de las obras del Túnel de Oriente y la revisión de la legalidad de la licencia es el objetivo de la acción popular interpuesta ante los jueces administrativos de Medellín por la Veeduría Ciudadana y Organizaciones Ambientalistas de la ciudad y la región.

Uno de los miembros de la veeduría y director de la reserva Montevivo, Darío Cock Londoño, señaló que el túnel, además de ser perjudicial para el medio ambiente, es completamente innecesario por las diversas vías que desde Medellín conducen al oriente antioqueño. 

Las entidades demandadas son Cornare, la gobernación de Antioquia, la Concesión Túnel Aburrá – Oriente, Corantioquia, Área metropolitana, el municipio de Medellín y El ministerio de vivienda y medio ambiente. 

Los miembros de la Veeduría ciudadana señalan que no se oponen al desarrollo de la región, pero manifiestan que este proyecto específicamente produce el agotamiento de las aguas y la afectación a la vegetación natural, deprimiendo la actividad productiva, turística y cultural.

 

Tomado de: RCN Radio, http://bit.ly/mUSPWl

septiembre 15, 2011

Veeduría del Túnel de Oriente interpuso acción de popular solicitando la suspensión de la obra

Imágen: Archivo particular El Tiempo.

La Veeduría Ciudadana para el Proyecto de Conexión Vial Túnel Aburrá-Oriente presentó en la mañana de ayer, la demanda de Acción Popular entablada para solicitar la suspensión de la obra y la revisión de la legalidad de la licencia ambiental.

Esta fue presentada conjuntamente por distintas personas y Organizaciones Ambientalistas de la ciudad y la región.

Uno de los miembros de la veeduría y director de la reserva Montevivo, Darío Cock Londoño, señaló que el túnel, además de ser perjudicial para el medio ambiente, es completamente innecesario por las diversas vías que desde Medellín conducen al oriente antioqueño.

Las entidades demandadas son Cornare, la gobernación de Antioquia, la Concesión Túnel Aburrá – Oriente, Corantioquia, Área metropolitana, el municipio de Medellín y El ministerio de vivienda y medio ambiente.

A pesar de la inconformidad de grandes defensores y las dudas que genera el proyecto entre algunos concejales y la administración municipal; el gobernador de Antioquia ratificó que, de acuerdo al cronograma de la concesión, las obras del Túnel de Oriente comenzarán el 18 de octubre.

 

Tomado de: RCN Radio, http://bit.ly/r7yYED

septiembre 11, 2011

El Túnel de Oriente inicia el 18 de octubre

Archivo | Ambientalistas rechazan la obra por afectaciones a fuentes de agua.

Para el 18 de octubre se tiene programado el inicio de obras del Túnel de Oriente por parte de la Concesión Vial Aburrá-Oriente.

Este proyecto hace parte de la tercera etapa del desarrollo vial de Oriente, cuya primera etapa fue la construcción de la doble calzada a Las Palmas y la segunda fue El Retiro-La Ceja, Canadá-El Carmen, la doble calzada Sajonia-Aeropuerto José María Córdova y la operación y mantenimiento de la vía a Santa Elena.

La cuarta etapa será la vía nueva que va del Aeropuerto José María Córdova a Belén, en el municipio de Marinilla, otra que va de Canadá al mall de Llano Grande y la pavimentación y rectificación de la vía El Santuario-El Carmen de Viboral.

Las obras del túnel se iniciarían en el Portal Occidental, es decir en Sajonia, luego en el portal Oriental en el sector de La Cascada y luego las vías. “En los primeros seis meses se abrirán cinco frentes de trabajo, pero en Sajonia se hará con obras preliminares”, explicó Rodrigo Caicedo, gerente de Concesiones de la Gobernación.

La obra está estimada en 820 mil millones de pesos, de los cuales 640 mil millones de pesos provendrán de peajes hasta el año 2037, 120 mil millones de pesos con valorización y los restantes los aportará el Departamento.

 

Tomado de: El Colombiano, http://bit.ly/pLSqs0

septiembre 10, 2011

Otro proceso en contra de la construcción del Túnel de Oriente

Imágen: http://tuneloriente.jimdo.com/

Veeduría dice que el Túnel de Oriente vulnera derechos colectivos.

La Veeduría Túnel de Oriente instauró ayer una acción popular para impedir que las obras de este megaproyecto, de 820 mil millones, inicien el 18 de octubre, como lo anunció el gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos.

“Estamos pidiendo que de manera cautelar se suspenda el inicio de obras. Así como la eliminación total del proyecto porque con este se están vulnerando derechos colectivos”, explicó el economista y delegado de la Veeduría, Carlos Guillermo Álvarez.

Según Álvarez existen otros procesos contra la megaobra. Uno reclama la incompetencia de Cornare para otorgar la licencia ambiental del proyecto, porque según la Veeduría, esta entidad no pidió el diagnóstico ambiental de alternativas.

Otro, y más grave, está siendo investigado por la Fiscalía porque supuestamente hubo un hecho “doloso”, en el cual se perdió un documento que en su momento sirvió de prueba para que el Tribunal Administrativo de Antioquia declarara la nulidad de la licencia ambiental.

Por otro lado, el secretario de Planeación de Medellín, Mauricio Valencia, reiteró que hasta que el Departamento no dé respuestas claras sobre las inquietudes que tiene el Consejo Consultivo de Planeación, en cuanto estudios movilidad, socialización, mecanismos de valorización y asuntos geológicos, el Municipio no podrá pronunciarse frente a la viabilidad de la obra.

Paradójicamente el gerente de Concesiones de Antioquia, Rodrigo Caicedo, ha dicho que todas las solicitudes de la Alcaldía de Medellín han sido contestadas y que a la fecha no han recibido observaciones.

Valencia agregó al debate que antes de empezar otra obra, la Gobernación debe cumplir con otras prioridades como los 4,1 kilómetros hacia el túnel de Occidente, para el cual aun no asignan 40 mil millones de pesos que faltan.

 

Tomado de: El Tiempo, http://bit.ly/mXs2n7

 

 

septiembre 9, 2011

El 18 de octubre comenzará la construcción del Túnel de Oriente

 El martes 18 de octubre comenzará la construcción del Túnel de Oriente. El anuncio fue hecho por el Gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, quien reiteró la importancia de la obra para el desarrollo de la región.

Antioquia ya ve la luz al final del túnel, el mandatario anunció que si todo sigue marchando como hasta el momento, las obras para la construcción del Túnel de Oriente iniciarán el próximo 18 de octubre.

“Esto sería lo mejor que pudiera suceder para empezar rápidamente, ya que el túnel tendrá trabajos durante cuatro años, mientras más rápido empecemos el túnel más rápido llegaremos al oriente y más rápido los del oriente antioqueño se integrarán con Medellín y el Valle de Aburrá”, dijo Luis Alfredo Ramos, gobernador de Antioquia.

Recordó que este megaproyecto es urgente para el departamento porque reducirá el trayecto a 18 minutos, además porque los otros corredores viales enfrentarán problemas por su inestabilidad en los terrenos.

“Habrá dos túneles: uno inicial de cerca de 800 metros, en la parte baja del seminario de Medellín y otro de 8.2 kilómetros, en la parte alta, que terminará con un viaducto en la glorieta de Sajonia”, explicó el gobernador de Antioquia.

El gobernador dijo que la concesionaria que ejecuta obras en todo el corredor vial al oriente, le informó en tal sentido y por eso, él hace el anuncio oficial. Además recordó que su costo estimado es de 820 mil millones de pesos, los cuales en una buena parte se obtendrán de los peajes.

 

Tomado de: Teleantioquia, http://bit.ly/oxP2UM

septiembre 8, 2011

Que se suspenda el Túnel de Oriente

OPINIÓN

Por: Luis Bernardo Vélez

Desde hace algún tiempo estuvimos advirtiendo sobre las dudas que la comunidad del Corregimiento de Santa de Elena y diferentes personas, instituciones y organizaciones teníamos frente a la necesidad y pertinencia del Túnel de Oriente, por esto desde la Bancada de la Alianza Social Independiente – ASI- promovimos un debate en el Concejo de Medellín, donde exigimos absoluta claridad sobre las implicaciones de este proyecto y sus impactos, como también lo hizo la Alcaldía Municipal y la Personería de Medellín. Hoy no hay dudas, partimos de la certeza de que este proyecto debe suspenderse porque afecta negativamente el presente y futuro de una sociedad habitante de un territorio, su paisaje y entorno natural; sin el cual sería imposible la vida y sobre todo una vida con dignidad.

Uno de los preceptos del ideario ético del Partido ASI es: AMAR LA NATURALEZA. Por esto, por responsabilidad ambiental y acudiendo al principio de precaución, seguimos participando de manera activa y propositiva en la discusión de este proyecto que compromete territorio esencial para la calidad ambiental de la Ciudad que crece de forma vertiginosa en los valles de San Nicolás, Cauca y Aburrá, sin suficientes consideraciones estratégicas, sobre la sustentabilidad de tamaña aglomeración urbana.

Nuestro compromiso con la defensa del agua como bien común, la afectación a los humedales, manantiales y acuíferos, sin contar con los impactos sociales y culturales nocivos que una megaobra injustificada como ésta trae, nos llevan a buscar de manera prioritaria su suspensión. A lo anterior, se adicionan las inconsistencias del proceso de licenciamiento y la incoherencia en la actuación de CORNARE como la autoridad ambiental responsable de la licencia, por ello le planteamos en el debate tanto al Área Metropolitana como a CORANTIOQUIA la urgencia en su actuación contundente y articulada para garantizar a los ciudadanos un ambiente sano.

Estas razones distan de una oposición al desarrollo vial. Al respecto, nuestros argumentos se basan en la comunicación ya existente entre los tres Valles, Cauca, Aburra y San Nicolás, en la propuesta de mejoramiento y mantenimiento de las seis vías que nos conectan con el oriente y las dos que nos comunican con el occidente y en su articulación a los sistemas públicos de transporte masivo: el Tranvía de Buenos Aires, los sistemas de cable, Metroplús, la bicicleta y la movilidad peatonal.

Nuestra apuesta por la sustentabilidad y sostenibilidad reconoce que el municipio de Medellín no es la Ciudad, entendemos que vivimos en una Ciudad Metropolitana y el transporte en ella, es un asunto que atañe a los municipios de los tres valles.

Este túnel, tal como está planeado, sirve a una minoría de personas en esta Ciudad, y si queremos avanzar en garantizar el acceso de toda la población a los sistemas de transporte y el uso equitativo de la malla vial, ¡no es el proyecto que necesitamos!

Con el Túnel de Oriente y sus obras complementarias, se causara un daño grave e irreversible al Medio Ambiente, al equilibrio ecológico, a las fuentes de agua, a la fauna y floras de una Zona Forestal Protectora y todo ello, sin que se solucione de fondo ningún problema de movilidad; por tanto, seguimos trabajando e instando a la ciudadanía a hacer uso de los mecanismos de participación que nos permiten la Constitución y las Leyes, para lograr la suspensión de dicha obra, porque viola el derecho colectivo a gozar de un ambiente sano y para que se privilegie el interés colectivo sobre el particular.

 

Tomado de: Sinergia Informativa, http://bit.ly/qWhQ00

septiembre 5, 2011

Alcalde de Medellín pide claridad sobre el Túnel de Oriente

Imágen: Archivo particular  El Tiempo.

Respuesta que pide el municipio tiene que ver con el estudio de impacto ambiental.

La polémica sobre el megaproyecto túnel de Oriente se caldea con el tiempo. Esta vez por cuenta del mismo alcalde de Medellín, Alonso Salazar, quien reiteró que antes de que inicien las obras debe haber claridad en los aspectos ambientales y financieros del complejo vial.

Esta petición se hace tras el anuncio del Consejo Territorial de Planeación de Medellín (CTP) , que en carta enviada al gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, expresó su preocupación por el supuesto inicio de las obras del proyecto Túnel de Oriente –para finales del mes de octubre- sin que previamente se haya solicitado y obtenido el concepto del CTP, como lo dispone la Ley.

“Medellín ratifica su compromiso con el desarrollo de la región, pero urge respuestas para garantizar la efectividad de la inversión”, manifestó Salazar en un comunicado a la opinión pública.

Las respuestas que pide el mandatario tienen que ver con el controvertido estudio del impacto ambiental, así como con los aspectos técnicos y urbanísticos.

Lo que no entiende el gerente de Concesiones de Antioquia, Rodrigo Caicedo, es por qué el Municipio está pidiendo nuevamente el proyecto.

“Se lo hemos presentado cinco veces desde septiembre de 2010, sin haber recibido ni una sola observación por parte de la Alcaldía”, dijo.

Añadió que la carta que envió el CTP ya fue contestada y que hasta la fecha no han recibido otra petición.

Por otro lado, Cornare, tras la presión ejercida por la comunidad de Santa Elena, realizará una audiencia pública para dar explicaciones sobre la aprobación de la licencia ambiental.

“Allí haremos conocer que la licencia que se aprobó no corresponde a las nuevas especificaciones de la obra”, explicó Mauricio Jaramillo, vocero del movimiento.

REDACCIÓN MEDELLÍN

Tomado de: El Tiempo, http://bit.ly/pmndq3

agosto 30, 2011

Iniciativa en internet para recolectar firmas y decir NO al Túnel de Oriente

La construcción del tunel de Oriente en el Departamento de Antioquia (Colombia), producirá daño ambiental irreversible

En un par de semanas iniciarán las obras de construcción del Tunel de Oriente en la via que de Medellin conduce al aeropuerto Internacional José María Cordoba, pasando por el Corregimiento de Santa Elena.
El impacto ambiental sobre la estrella hídrica de Santa Elena es inevitable y catastrófico, el ahorro en el tiempo de desplazamiento será mínimo, se producirá detrimento patrimonial al tesoro público y perjuicio cultural, paisajístico y económico a los habitantes de Santa Elena.

Informacioón adicional puede consultarse el el blog:
http://tuneldeoriente.blogspot.com/

Al firmar la petición estarás enviando esta carta. Destinatario: Gobernador de Antioquia

El impacto ambiental por las obras del Tunel de Oriente, tanto sobre la estrella hídrica como sobre la fauna y flora del sector, generará daño irreparable sobre el medio ambiente y detrimento patrimonial del tesoro público, a cambio de beneficios mínimos en el tiempo de desplazamiento hacia el Aeropuerto Internacional. Exijimos la suspención de las obras del proyecto, la realización de una mesa ampliada donde participen representantes de los afectados y la contratación de un estudio imparcial sobre el impacto ambiental.

INGRESE Al SIGUIENTE ENLACE PARA PARTICIPAR EN LA INICIATIVA:  http://actuable.es/peticiones/dile-a-construccion-del-tunel-oriente

Tomado de: actuable.es

agosto 27, 2011

Túnel de Oriente: regalo con plata nuestra

Es difícil negar que un préstamo o aporte del IDEA por 140 mil millones, sin intereses, con el mero ajuste del IPC para que conserve su valor monetario, y a recuperar con peajes, es un regalo. ¿Prestará más plata así el IDEA para proyectos importantes?

Donaldo Zuluaga | Este es un aspecto de la zona forestal de Santa Elena por donde debería pasar parte de la obra del Túnel de Oriente. 

Poco se ha comentado o conocido el hecho, pero difícil es negar que un préstamo o aporte del IDEA por 140 mil millones, sin intereses, con el mero ajuste del IPC para que conserve su valor monetario, y a recuperar con peajes, es un regalo.

¿Prestará más plata así el IDEA para proyectos importantes?

Pues bien, eso es lo que va a entregar a los concesionarios del Túnel de Oriente, además de 60 mil millones como “apoyo” del Departamento a ese negocio.

Tal vez no se tipifique jurídicamente como detrimento patrimonial, pero en el fondo sí lo es. Y de ñapa o encima, dizque se va a cobrar valorización por unos 100 o 120 mil millones.

¿No son recursos públicos todos esos trescientos mil millones de pesos? Y saber que van para una obra por mil razones innecesaria. Van algunas de esas razones.

Primera: existe una alternativa de conexión al mismo sitio mucho más económica, de ejecución muchísimo más rápida, y esa sí bien urgente: la doble calzada entre las glorietas de Sancho Paisa y Sajonia.

Segunda: el túnel no es “una obra para todo el Departamento y para todo el país” como dice el gobernador Ramos, ni tampoco “una infraestructura para la competitividad”, como escribía un distinguido ingeniero en días recientes.

Por ahí no podrán transitar camiones de carga ni grandes buses. ¿Qué tal vaciar el tráfico de esa clase de vehículos a las vías de El Poblado y a San Diego? Será de paso exclusivo para vehículos livianos, prácticamente y aunque lo nieguen, para el aeropuerto y zonas aledañas. Y Rionegro no quiere ni puede ser convertido en “dormitorio” de Medellín.

Tercera: tampoco sirve ni beneficia a los pasajeros de los municipios del Oriente para venir al Valle de Aburrá y menos para movilizar sus cargas.

Para quienes viajen en automóvil un poco más allá de Rionegro, la reducción de tiempo, mientras más lejos significa menos.

Y peor, para pagar un peaje cercano al doble de los actuales. Ningún beneficio traerá entonces el Túnel a las grandes masas del Oriente y menos a las del Valle de Aburrá.

Además, si llegara a ser cierto que las tierras se valorizarán, ¿de qué les sirve a los habitantes del Oriente ese mayor valor?

Antes bien, los perjudica gravemente al encarecer la vivienda y toda la propiedad para sus actividades productivas.

Cuarta: ya se ha dicho mucho pero vale recordarlo, que para quienes viajen a o del aeropuerto o sus zonas aledañas pero con origen o destino al sur o alrededores de la loma de Los Balsos, Envigado, Sabaneta, Itagüí, La Estrella y Caldas, es mucho mejor tomar la Loma a la doble calzada de Las Palmas.

Y para los que tengan origen o destino en el noroccidente o más al norte del centro de Medellín, en Bello, Copacabana, Girardota y demás, su vía natural y óptima será la “autopista Medellín-Bogotá”.

Quinta: no existe, no se ha realizado estudio alguno que demuestre, que estime siquiera, cuándo se requiere una conexión adicional Aburrá-Oriente.

¿Por qué entonces, en lugar de dedicar los recursos a obras urgentes, hacer esos regalos con la plata nuestra?

Tomado de: El Colombiano, http://bit.ly/paIKLX

agosto 14, 2011

Las dos caras del Túnel de Oriente

Gobernación de Antioquia quiere que la construcción se inicie en octubre. La megaobra reduciría de 45 minutos a sólo 18 el trayecto entre Medellín y el aeropuerto.

Por: Redacción Vivir

El problema es que atraviesa una zona ecológica muy sensible y afectaría a comunidades locales. La inversión es de $820.000 millones.

Un camino culebrero y largo entre una ciudad como Medellín y su aeropuerto principal no es precisamente un factor de competitividad. Los pasajeros que todos los días despegan y aterrizan en la pista de Rionegro gastan más tiempo en el trayecto al terminal aéreo que en el propio vuelo a un destino nacional.

Desde 1966, los antioqueños han discutido con apasionamiento la construcción de un túnel que burle la montañosa geografía que circunda a la capital paisa. Pero la batalla política, jurídica y económica ha sido ardua entre quienes se oponen a taladrar las montañas por las que bajan 32 quebradas y los que preferirían reducir de 45 a tan sólo 18 minutos el trayecto Medellín-Rionegro. Luis Alfredo Ramos, actual gobernador de Antioquia, se cuenta entre los segundos. Y a cinco meses de entregar el cargo, parece que no quiere dejar pasar la oportunidad de poner la primera piedra, o mejor, quitar la primera de la verde montaña. Francisco Rodrigo Caicedo, gerente de concesiones de la Gobernación, asegura que ya todos los diseños están listos, también los permisos y que en octubre comenzaría la megaobra. La compra de tierras y predios entre la zona conocida como Seminario, en Medellín, hasta la glorieta a un kilómetro del aeropuerto, ya está realizándose.

Se trata de una obra que comienza con un túnel de 700 metros, seguida por una vía de 4,5 kilómetros a cielo abierto por la ladera sur del municipio de Santa Elena, luego vuelve a sumergirse en la tierra durante un largo trayecto de 8,2 kilómetros, para salir cerca de la terminal aérea. El costo total es de $820.000 millones. El concesionario, que agrupa a 52 grandes empresas, aportaría $520.000 millones, que podría recuperar a través de peajes. IDEA, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia, aportaría $140.000 millones, más $100.000 millones recaudados por valorización y $60.000 millones de la Gobernación, cerrarían el precio estimado.

La molestia y la preocupación por los impactos que tendría el supertúnel en los ecosistemas y la vida de los pobladores de los municipios aledaños, especialmente en Santa Elena, declarado Patrimonio Cultural de la Nación, ha llevado a que un grupo de ellos se dedique con vigor a vigilar todo el proceso.

En una carta dirigida al presidente Juan Manuel Santos le han pedido acogerse al principio de precaución y de responsabilidad que contempla la legislación ambiental vigente, suspendiendo la firma de los contratos. También desde la Alcaldía de Medellín piden suspender el proceso.

Los veedores ciudadanos argumentan que el diseño aprobado en 2002 no es el mismo que se quiere ejecutar ahora. Dicen que se están burlando las advertencias hidrogeológicas según las cuales existen graves fallas geológicas. Reclaman que se trata de una importante zona de regulación hídrica que alimenta al menos a cuatro acueductos locales. Han denunciado un buen número de inconsistencias en el otorgamiento de la licencia por parte de Cornare y la falta de un diagnóstico de alternativas.

Francisco Rodrigo Caicedo, la cara del gobierno departamental en este asunto, dice que nada de eso es cierto. En cuanto al debate ambiental, reconoce la riqueza hídrica de la zona, pero argumenta que por el contrario, al sellar resquicios de la montaña desde adentro y por los que se está filtrando el agua, ésta volvería a la superficie para alimentar los cuerpos de agua que bañan los acueductos.

“De todas las obras de ingeniería que se construyen en el mundo, las que menos impacto ambiental producen son los túneles”, apunta Caicedo.

Lo cierto es que el Túnel de Oriente promete convertirse en uno de los temas en la agenda de los candidatos a la Alcaldía y Gobernación de Antioquia el próximo octubre.

Fuente: www.elespectador.com

agosto 11, 2011

Túnel de Oriente, megaobra que violenta un acuífero, un ecosistema y un modo de vida

Por: Álvaro Lopera.

“El 24 de marzo de 2006, la tuneladora que excavaba el túnel para la línea ferroviaria de alta velocidad Córdoba-Málaga (España) reventó los acuíferos de la sierra del Valle de Abdalajís. Y ello, pese a que estos acuíferos estaban perfectamente delimitados en el atlas hidrológico de la provincia de Málaga de 1988.En menos de una semana el primero de sus manantiales dejo de verter agua, en julio le ocurrió lo mismo al manantial más emblemático, Los Atanores. De igual manera, se secó el depósito municipal que abastecía de agua a la población. (1)

En una amena charla que sostuve en estos días con Mauricio Jaramillo, ingeniero civil y director de la Corporación Artes y Oficios de Santa Elena (Arcadia), en el alto de Santa Elena, allegué a datos y elementos de análisis propios de una persona que no sólo analiza la potencial obra con el corazón de un ambientalista, sino que también le ha puesto la garra de la ciencia para entender todo lo que se mueve en el seno de este megaproyecto.

Panorámica Santa Elena”Llevo más de once años luchando por sacar adelante la idea de parar una obra que no sólo no necesita la región desde el punto de vista de la malla vial, sino que urge detenerla en tanto el deterioro ambiental que se avecina, así lo amerita”. Ingeniero de la Universidad de Medellín, artista e impulsor del arte en las instituciones educativas del corregimiento de Santa Elena y humanista por convencimiento, es uno de los líderes que busca afanosamente que el municipio y la región se conciencie de todos los elementos vacuos y peligrosos que alberga en su seno el esperpento jurídico, ambiental y social que le dio vía libre en 1997 cuando fungía como gobernador Álvaro Uribe Vélez

“Cómo le parece que dos semanas antes de terminar su mandato, dejó la obra amarrada a la Concesión Vial Túnel de Oriente, el cual extrañamente fue el único proponente para hacerse cargo de los peajes que a partir de ese año recogería de unas obras viales en las cuales nunca participó como socio, ni invirtió un peso”. Sin siquiera figurar dentro del plan de desarrollo Primero Antioquia, fue suscrito amañadamente por Uribe sin auditoría de ninguna especie.

Santa Elena, corregimiento de Medellín, es una zona declarada junto con los silleteros y la feria de las flores, como patrimonio cultural de la nación por la ley 838 de 2003; de una extensión aproximada de 74 km² con una población cercana a los 14.000 habitantes y especializada en agricultura y turismo, sería la gran afectada además de secciones de territorio aledañas a esta y pertenecientes a los municipios de Guarne, Rionegro y Envigado, de tal forma que se podría hablar de una afectación cercana a 110km² o sea a 110.000 hectáreas.

Pero, y pasando estrictamente al terreno social y ambiental: ¿en qué consistiría el daño?

Hagamos un poco de historia

Corría el año 1996 cuando Uribe Vélez solicitó licencia ambiental para el proyecto denominado Túnel y vías rápidas entre los valles de San Nicolás y de Aburrá en el departamento de Antioquia y para ello el 1 de noviembre de ese año el Ministerio del Medio Ambiente, mediante la resolución #1184, designó a Cornare para que iniciara y culminara el trámite correspondiente. En junio de 1997 Cornare establece los términos de referencia para dicho proyecto.

A dos semanas de dejar la gobernación, Uribe firmó contrato con la Concesión Vial Túnel de Oriente. El 15 de octubre de 2000, Cornare convocó la realización de tres audiencias públicas mediante la resolución 4662 y se realizaron el 1, 21 y 26 de diciembre de 2000 en diferentes sitios.

El 21 de noviembre de 2000 la Procuraduría Judicial Agraria manifestó que debido a que estaba incompleto el estudio de impacto ambiental no podría otorgarse la licencia ambiental en tanto no cumplía con los requerimientos de ley. El 5 de mayo de 2001, el gobernador Guillermo Gaviria instaló las mesas de trabajo regionales como mecanismos de participación ciudadana para responder las dudas, preguntas e inquietudes de la comunidad respecto de la viabilidad de la obra, pero, de acuerdo a Mauricio Jaramillo, “allí participó una parte de la comunidad del Oriente aturdida tanto por la falta de información como por la ausencia de un empoderamiento real al sentir que tenían voz pero ausencia de voto”.

Para ese entonces ya se había entregado la concesión vial hasta el año 2021, ahora ampliada hasta 2037, sin aún haberse aprobado la licencia ambiental, o sea se empezó a explotar por manos privadas una obra hecha por el departamento, para supuestamente beneficiar con esos dineros la posterior obra del túnel, desconociendo que la licencia es el corazón de toda obra que afecte de alguna manera el patrimonio de la nación. La Concesión se entregó a proponente único, y nunca se tuvo en cuenta las disponibilidades presupuestales.

De acuerdo a Jorge Gómez, representante a la Asamblea por el Polo (2), en 2001 se habían presentado tantas irregularidades y disposiciones en contra de las finanzas del Departamento, que un grupo de ciudadanos interpuso una acción popular, cuyo fallo por parte del Consejo de Estado obligó a un replanteamiento del contrato de concesión. Con el Acuerdo de Modificación Bilateral # 4 de diciembre 17 de 2004, se pactó el reinicio de las obras, con algunos cambios que en lo fundamental buscaban atender el fallo del Consejo de Estado. En este acuerdo, el cual está vigente hasta el día de hoy, se excluyó el túnel como obra obligatoria.

A pesar de que en todas las mesas de trabajo que se hicieron en 2001 nadie estaba de acuerdo con ese megaproyecto, en 2002 Cornare aprobó la licencia ambiental, la misma que fue impugnada por Ecofondo(de la cual hacen parte Corporación Penca de Sábila, Corporación Vamos Mujer, Corporación CIER(centro de investigación de estudios rurales), y otros) en el año 2003 ante el Tribunal Administrativo de Antioquia el cual vino a fallar en 2009 en contra de Cornare y obviamente contra la licencia ambiental por ella otorgada, lo cual paralizaba de hecho el proyecto. Extrañamente en ese mismo año, un abogado de la Concesión a nombre de Cornare, lo cual es ilegal, demandó ante el Consejo de Estado el fallo proferido por el Tribunal Administrativo por razones de debido proceso relacionadas más con la parte documental o sea de información del fallo proferido pues alegaban que nunca llegó a los afectados y el cual misteriosamente tampoco apareció en los archivos del Tribunal, como si nunca esto se hubiera dado. El fallo del Consejo de Estado del 4 de mayo de 2011, anuló el proceso iniciado por el Tribunal Administrativo pero nunca afirmó o se puede inferir de él, que la licencia aprobada en 2002 estuviera vigente.

Los medios de comunicación muy tendenciosamente han desinformado a la opinión pública aseverando que el Consejo de Estado le dio vía libre al Túnel de Oriente, máxime que a la fecha el trazado original por el cual Cornare aprobó la licencia fue cambiado, pues ahora se pretende iniciar con un pequeño túnel de 786 metros que pasa por debajo del Seminario de las Palmas y terminaría en la Bocana, en la vía a Santa Elena, mientras que anteriormente no se tenía trazado ningún túnel previo y el inicio de la obra sería mucho más abajo del Seminario. Como afirma Mauricio: “Es de lógica que si se aprueba una licencia sobre la base de un trazado y éste posteriormente se cambia, pues la licencia anterior pierde validez”.

A la fecha se tienen instauradas varias acciones legales contra el Tribunal Superior de Antioquia por fraude procesal, en tanto se les hace muy extraño a los dirigentes que la documentación haya desaparecido tan misteriosamente, además de una tutela contra el Consejo de Estado en tanto éste tomó a la Concesión y a la Gobernación de Antioquia como parte querellante, cuando se debió haber proferido el fallo a favor de Cornare, institución del Estado que debía ser la litigante en tanto ella era la que había otorgado la licencia y contra ella fue que se profirió el fallo del Tribunal. Por todo lo anterior, el movimiento va a instaurar una acción popular que evite el inicio de cualquier obra hasta que no se aclaren todos los conceptos anteriores.

Aspectos sociales y ambientales

El único estudio de impacto ambiental que se ha hecho hasta la fecha lo realizó la firma Integral S.A. en el año 2009, obteniendo como resultado 33 impactos negativos entre los que se destacan: generación de expectativas, el cual obtuvo un puntaje de 20736 que es producto de la calificación ponderada obtenida de la multiplicación de la probabilidad de la ocurrencia del impacto, la magnitud del deterioro, la duración de la condición alterada y el tipo de impacto. Le sigue el cambio en la disponibilidad de aguas superficiales y subterráneas (13824). Ambos suficientemente críticos en tanto la población va a sufrir un deterioro en la cotidianidad por las expectativas creadas por la obra, puesto que están en juego múltiples factores sociales y económicos tales como el ingreso, el valor de la propiedad, la tenencia de la tierra, la actividad económica, la raigambre al territorio, la seguridad, etc., y además se le suma el cambio en la disponibilidad de aguas superficiales y subterráneas, lo cual significa que el túnel se convierte en una amenaza a los múltiples nacimientos de agua, a las aguas superficiales y a los acuíferos pudiendo llevar a cambios drásticos en el nivel freático pues en el punto del túnel la presión hidrostática es cero, lo cual significa que por ley hidráulica las aguas espontáneamente viajan hacia él y por tanto generaría la pérdida de múltiples quebradas, hundimientos de tierras con todo lo que eso significa para las viviendas y por ende se perderían para siempre parte importante de la fauna y la flora locales.

Según los estudios de Integral, la montaña que atravesaría el túnel presenta cinco fallas geológicas y tres más en formación lo cual implica deslizamientos posteriores poniendo en riesgo la vida de los pobladores tanto de Santa Elena como del Poblado. Es de anotar que el túnel de 8,2 kilómetros, atravesaría el sector de Cerro Verde zona en donde nacen varias quebradas que alimentan algunos de los acueductos más importantes de la región. Esta zona es jurisdicción de la Reserva Forestal Protectora Nacional del Río Nare, por lo cual el megaproyecto violaría la legislación ambiental colombiana e internacional. Esta reserva de 8829 hectáreas se declaró bajo la categoría de Zona de Manejo Forestal Protectora según la resolución 1510 de agosto 05 de 2010 por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

En caso de acometerse la obra, y teniendo en cuenta que el túnel se convierte automáticamente en un centro de confluencia de aguas, se puede pensar que se mezclarían aguas abajo no sólo las aguas subterráneas dulces sino también los bolsones de agua salada puesto que en cierta zona de Santa Elena se encuentran yacimientos de sal debidamente contenidos y antaño explotados por nuestros indígenas. Si a lo anterior le sumamos los minerales agregados por el arrastre de material rocoso que sería removido en la obra civil, se puede asegurar que las aguas de los acueductos posteriores a Santa Elena saldrían contaminadas y por lo tanto no aptas para consumo humano.

Para entender el impacto ambiental que se desprendería de dicha obra miremos los resultados ambientales de la obra Túnel de Occidente: “Contraloría general de Medellín hizo un informe en 2006 que hablaba de aspectos delicados que se habían presentado en ese corregimiento, cuales eran: disminución de las actividades propiamente rurales, descomposición de la economía campesina, agotamiento y deterioro de los recursos naturales(suelo, agua, flora y fauna); heterogeneidad en el uso del suelo rural, desarrollo urbano caótico y pérdida del patrimonio cultural. El gas carbónico extraído del túnel por su sistema de ventilación, es expulsado a la parte alta de la vereda Naranjal, generando contaminación que afecta la salud de la población. ¿Por dónde, en el caso de Santa Elena, expulsarían los gases de los vehículos en los 8.2 kilómetros de longitud y a quiénes afectarían?

Se dilapidaron tres fuentes de agua y las restantes disminuyeron su caudal cerca de un 60% desde el momento mismo de la excavación. Se perdió el nivel freático del suelo, lo que ha obligado a utilizar sistemas de riego y productos químicos. Obstrucción de infraestructuras de aguas negras, faltas de mantenimiento a quebradas, impactos paisajísticos, desestabilización de taludes que afectan por impacto visual, y muchas cosas más que deben esperarse antes de que se estabilice totalmente el terreno, lo cual no sucederá antes de 10 años de haberse terminado la obra”(3). En el corregimiento de Palmitas, fueron desplazadas cerca de cincuenta familias por deterioro de su hábitat. Y debemos considerar algo relativamente delicado: en esa zona no existe la riqueza hídrica de Santa Elena ni tiene las fallas geológicas de ésta.

De ese túnel de Occidente se extrajeron alrededor de 10 millones de metros cúbicos de tierra. Si hacemos la respectiva extrapolación en tanto el túnel de Santa Elena es el doble de largo, pues tendríamos un movimiento de cerca de 20 millones de metros cúbicos, equivalente a casi tres millones de viajes de volqueta, lo cual nos dice bastante de la contaminación que de hecho la misma obra generará además del deterioro de los accesos al corregimiento.

Es importante tener en cuenta que en otros espacios geográficos del país tales como en la población de Calarcá, Tolima, el túnel de La Línea conllevó no sólo a problemas de deslizamientos de tierra sino que contaminó irremediablemente las aguas que surten dicha población y nunca Cortolima se pronunció al respecto. En suma lo que vemos es megaproyectos y población afectada, y el gobierno central ahí, sin ejercer su labor de cuidado del medio ambiente y de la población.

También en Europa, ahora mismo, están teniendo problemas grandes en Málaga, con la construcción del túnel ferroviario, el cual llevó a la pérdida de cuatro ríos. Ejemplos mil podríamos hallar y exponer para tenerlos como referencia en este debate que debe ir asociado a la lucha tanto en los tribunales como en las calles de nuestra ciudad.

Consideraciones generales y caminos por recorrer

La obra de 8200 metros tiene, a los precios actuales, un valor cercano a los 800 mil millones de pesos, lo cual si miramos retrospectivamente los megaproyectos realizados en la ciudad tales como el Metro de Medellín, el cual salió costando cuatro veces su valor inicial de US$650 millones de dólares, podríamos asegurar que ese monto es apenas un acercamiento al inicio de la inversión de la obra. Mauricio Jaramillo muy bien anotaba que estos túneles en Europa han tenido unos sobrecostos de hasta el 1000%, lo cual significa que fácilmente puede llegar a sobrepasar los $8.000.000 de millones de pesos, es decir, un verdadero carnaval del dinero. Quizás por eso el lema de la Gobernación de Antioquia: “Manos a la obra”, pues todo indica que les va a ir muy bien.

¿Qué sucedería entonces con las rentas del departamento? Pues quedarían pignoradas no se sabe por cuántos años, y se sumarían a la pignoración de las otras rentas debido al pago del Metro de Medellín. Eso significa abandono de otras regiones, desmejora del nivel de vida de la población antioqueña puesto que tras esta inversión con toda seguridad se vendría el derrame de valorización a todos los paisas y de pronto a todos los colombianos si la denominan obra de interés nacional.

¿A quién favorecería este túnel? Mauricio aclaró que por el túnel se tendría un movimiento de vehículos de mediano tonelaje y que no recibiría camiones grandes, que serían los que deberían puntear la lista de beneficiarios por el deterioro de la capa asfáltica que ellos causan. Asimismo el ahorro en tiempo sería de sólo 15 minutos aunque la gobernación en su panfleto “Con el túnel de Oriente ganamos todos”, asegura que el ahorro desde el seminario sería de 28 minutos, respecto de las vías que actualmente están funcionando. El costo del peaje por vehículo, a precios de hoy, sería cercano a $15.000. Saquen ustedes mismos la conclusión.

Es importante reafirmar que el túnel se convierte en un drenaje del nivel freático dejando afectadas las especies vegetales y animales; en resumen, el túnel desangra el acuífero de Santa Elena y 30 quebradas más, y como todo en el planeta es sinérgico, pues muy bien tendríamos otros dolores de cabeza relacionados con acueductos veredales, manejo de cultivos, derrumbe de viviendas, deterioro de la capa vegetal y del aire, pues Medellín perdería uno de sus pulmones verdes.

A la fecha, el único estudio de impacto ambiental no ha sido tenido en cuenta además de no haberse hecho otros estudios ambientales con alternativas de varios trazados para determinar cuál sería el menos dañino al medio ambiente; a lo anterior se suma la ordenanza departamental del 30 de diciembre de 2010 que aprobó vigencias futuras en el afán de la gobernación de dejar presupuesto amarrado, y de acuerdo a una reciente ley, ello está prohibido. Tanto la comunidad como el representante del Polo pretender demandar esta última.

Se nos presentan pues varios escenarios para la lucha: la denuncia escrita, la calle y los tablados judiciales, para impedir de una vez y por siempre esa pretendida obra cuyos únicos beneficiarios tienen que buscarse en la administración de “Manos a la obra”. En últimas, tenemos el camino expedito para combatir con la fuerza de los argumentos y de la movilización ese megaproyecto que violenta un acuífero, un ecosistema regional y un modo de vida.

______________

Referencias

(1) Tomado de Ecologistas en Acción, Marzo 2007

(2) El túnel del Oriente y el culto al avispado. Escrito por Jorge Gómez, diciembre 12 de 2010

(3) Conexión, Periódico comunitario del Corregimiento de San Cristóbal, edición 3, septiembre de 2006

 

Foto: http://www.es.lapluma.net

Fuente: http://www.es.lapluma.net

.

agosto 8, 2011

La cruzada del elefante blanco

Desde 1966 se viene hablando del discutido Túnel de Oriente. Y aquí seguimos.

Ilustración: Lacazadora

Dicen los expertos que en nuestro país sólo un animal se encuentra lejos de estar en peligro de extinción. Se trata del maravilloso pero muy común elefante blanco, que encuentra en Colombia jugosos pastos para seguir creciendo y engordando.

Al parecer, en el oriente antioqueño, cruzando la bella Santa Elena y perforando dos montañas, se intentará levantar el santuario del majestuoso animal. Será un vasto territorio en el cual se construirá un intercambio vial en el sector del seminario para integrarlo con la vía Las Palmas; luego un túnel corto de 786 metros al cual le sigue una vía a cielo abierto de 4,4 kms. hasta llegar al túnel de Santa Elena de 8.1 de longitud para unirse al acceso oriental, mediante un viaducto que comunicará con la glorieta del aeropuerto José Maria Córdoba. Tan espléndida obra tendrá por nombre Conexión Vial Túnel Aburrá Oriente.

La gran idea data de 1966, cuando obviamente no existía el aeropuerto internacional, tampoco la doble calzada de Las Palmas, la autopista Medellín Bogotá seguramente era una trocha y mucho menos que eso la ruta a Santa Elena. Para entonces el Túnel de Oriente pudo verse como un proyecto muy interesante y hasta factible desde el punto de vista de proyección y accesibilidad al oriente antioqueño.

Cuando empezó toda esta historieta —que seguro el gobernador de turno veía, con orgullo, como un ejemplo más del tesón y la pujanza paisa—, algo de sensato tenía el proyecto. Claro, sin entrar en consideraciones de tipo ecológico y ambiental, que ese es otro asunto. Que no existiera una vía que comunicara rápidamente a Medellín con esa parte del Oriente fue la justificación que dio origen a todo este embrollo que hoy se ha generado en torno al túnel de oriente, después de haber estado inmóvil durante mucho tiempo. ¿Hará falta romper dos montañas y gastar alrededor de un billón de pesos para un proyecto que economiza en tiempo 20 minutos para ir al aeropuerto, a la finca de Álvaro U. y a las de todos sus amigos?

En 1966 el proyecto podría confundirse con un acto encaminado al progreso de una región, pero hoy ese supuesto, caballito de batalla de quienes pretenden realizarlo a toda costa, es realmente dudoso, más aún cuando la palabra progreso ha entrado en franca decadencia, pues no sabemos qué significa ni qué persigue, y sólo podemos dar por cierto que en honor al progreso se autoriza la deforestación progresiva, se desafectan zonas protegidas por su carácter de reserva forestal y se quebrantan y desconocen leyes que, en condiciones normales, impedirían que el proyecto fuese viable.

Dicen Luis Alfredo, Álvaro y sus seguidores y amigos, cómplices, beneficiarios y vecinos de las fincas de recreo del Valle de Sajonia (donde desemboca el túnel), que los hippies, amantes enfermizos de árboles y pajaritos, se oponen al avance de nuestra gloriosa región, que su exacerbado ecologismo no les permite ver lo grandioso de esta megaobra, que no alcanzan a entender que el ahorro de 20 minutos, pagando un peaje que hoy sería de $15.000, es una extraordinaria idea que justifica la perforación de dos montañas y la consecuente filtración y pérdida de aguas en Santa Elena a razón de 185 litros por segundo (según estudio que fuera realizado por la firma Integral S.A. y puesto en conocimiento de todos aquellos promotores del proyecto). Los gestores dicen tener todo bajo control y juran que monitorearan permanentemente las filtraciones de agua. Sin duda tendremos un detallado registro de cómo se acabará el agua en Santa Elena.

Pero eso no importa, son males menores comparados al gran servicio que prestará el túnel al ahorrar esos 20 minutos, y que atravesando siete fallas geológicas jamás sufrirá deterioro alguno, por lo que finalmente se podrá abandonar el mantenimiento del kilómetro 10+700 de la vía Santa Elena y de la doble calzada, que valga decir, opacó por mucho tiempo la idea del Túnel de Oriente pues en su momento fue la supersolución de comunicación con el Oriente.

Al parecer un enorme porcentaje de la población paisa no ha entrado al debate porque desconoce las graves consecuencias que el proyecto puede acarrear. Don Álvaro y don Luis se han empleado a fondo en la defensa del túnel con el argumento del progreso, pero sin dar muchas pistas acerca de los riesgos ambientales y de los chuecos jurídicos que todo este asunto ha generado, pues poco se ha dicho de la demanda de nulidad interpuesta en contra de licencia ambiental otorgada (que al prosperar fue paradójicamente apelada por Cornare, ente encargado de velar por la defensa del medio ambiente), ni del abandono en que podrían quedar sumidas las carreteras alternas, ni del creciente proceso de erosionamiento que la región podría sufrir.

Estas líneas no alcanzan a entregar un completo panorama de las irregularidades y omisiones en que se ha incurrido para garantizarle el curso al proyecto Conexión Vial Túnel Aburrá-Oriente contra viento y marea, pese a la resistencia de habitantes de Santa Elena y Rionegro (nativos o no), grupos ambientalistas, hippies, personas sensatas, etc. A estas alturas, lo único claro para los opositores del megaproyecto es que en aquellas montañas por donde pasarán los túneles, no quedará vivo sino un animal: El Elefante Blanco.

 

Por: Daniel Echeverri Sánchez.

Fuente: universocentro.com

agosto 6, 2011

Cornare explicará licencias ambientales del Túnel de Oriente

Según las corporaciones ambientalistas de Santa Elena, el Alcalde de Medellín aseguró tener dudas respecto al proyecto, y la duda presume dolo, insisten ellos.

Foto: elmundo.com.  La quebrada Santa Elena, junto a la quebrada La Salazar, garantizan agua a 14.000 habitantes de la montaña. Podrían desaparecer con la construcción del Túnel de Oriente.

La unión de corporaciones en contra de la construcción de la conexión vial Aburrá- Oriente continúa en su lucha para evitar el inicio de la obra, por eso hicieron una solicitud formal para que la Corporación Autónoma Regional Rionegro-Nare, Cornare, delegada como autoridad ambiental por el Ministerio de Medio Ambiente, realice una audiencia pública en la que explique por qué se otorgó la licencia ambiental al proyecto, teniendo en cuenta los daños que representaría al ecosistema del morro de Santa Elena.

A pesar de las dudas y protestas por la licencia ambiental, el Túnel de Oriente sigue su marcha imparable. Entre la capital de Antioquia y Rionegro solo parecen estar, como en efecto sucede geográficamente, los habitantes de Santa Elena, quienes cuestionan las bondades del proyecto. Sin embargo, y pese a las voces de rechazo, Rodrigo Caicedo, gerente de Concesiones de la Gobernación, asegura que las obras iniciarán en dos meses, a lo sumo en tres.

Javier Márquez, representante de la Corporación Penca de Sábila, explica que la construcción del Túnel no es inviable porque no hay licencia ambiental, pues la que argumentan tener los promotores de la obra es de 2002 y de una obra distinta, que ha modificado las formas de construcción, incluso la ruta del proyecto, respecto a la presentada en 2010.

Mauricio Dávila, secretario general de Cornare, asegura que el proyecto de 2002 es el mismo de ahora, que nada ha cambiado, aunque reconoce que algunos métodos de construcción pensados en 2002 se hayan modificado en el transcurso de 9 años.

Dávila afirma que la obra cuenta con todas las licencias de construcción y que Cornare, como es su deber, expondrá ante la opinión pública los argumentos que avalan el desarrollo del proyecto.

Según Bibiana Salazar Restrepo, vocera de los ambientalistas de Santa Elena, la autoridad ambiental tiene 15 días para responder a la exigencia de las corporaciones y 30 días para realizar la audiencia pública.

Ecologistas insisten

Mauricio Jaramillo, director de la Corporación por el Agua por la Vida, afirma que la obra que iniciará en pocos meses y que no ha recibido ningún cuestionamiento de la Alcaldía de Medellín, siendo Alonso Salazar la autoridad de una ciudad impactada por el proyecto, pone en grave riesgo a la población del corregimiento de Santa Elena, pues la construcción atravesará un acuífero.

“Pasaría lo mismo que ocurrió con el túnel de Málaga, en España, donde realmente estaban estudiados todos los riesgos, incluso se hizo con una tuneladora. Pero así y todo, se secaron cuatro ríos por atravesar un acuífero” argumenta Jaramillo.

El director asegura que no es cierto que el Monolito Antioqueño, por donde irá el túnel, sea de roca sólida impermeable por agua, como asegura Rodrigo Caicedo, gerente de Concesiones de la Gobernación. “Está formado por rocas ígneas y metamórficas que no impedirían el paso del agua hacia el tubo, que se convertiría en un drenaje natural”, explica Jaramillo.

Además, los explosivos empleados en la obra, por controlados que estén, producirían una onda sísmica que afectaría las seis fallas geológicas identificadas en la montaña, espacios por los que también se filtraría el agua para perderse.

Fuente: elmundo.com

agosto 4, 2011

Vía Santa Elena cerrada el sábado y el domingo para vehiculos particulares

La Alcaldía de Medellín anunció este miércoles que desde las once de la mañana del próximo sábado y hasta las doce del mediodía del domingo estará cerrado el paso de vehículos particulares por la vía que conduce al corregimiento de Santa Elena.

Con esta medida las autoridades de tránsito buscan facilitar la movilización de las personas que acuden a la cita de la víspera del tradicional Desfile de Silleteros.

Se informó que ese día estará garantizado el permanente servicio de transporte público que saldrán desde la Terminal del Norte, Terminal del Sur, Plaza Mayor, Parque de Envigado, Ayacucho y parques de Rionegro y Guarne. Cada trayecto (subida y bajada) tendrá un costo de 5.000 pesos.

Para los habitantes del corregimiento, añadió la Alcaldía, se entregará un tiquete que garantice su movilización y los conductores que residan allí recibirán un permiso de la Corregiduría.

Las autoridades recordaron que no se permitirán el parqueo de vehículos en la vía pública.

 

Fuente: elcolombiano.com