Posts tagged ‘Megaproyectos’

noviembre 10, 2011

Hay incertidumbre en la comunidad sobre el inicio de obras del Túnel de Oriente

Anuncios
octubre 18, 2011

Pese a la polémica, inician las obras del Túnel de Oriente

PARA HOY ESTÁ programada la firma del acta de inicio de trabajos, en la glorieta de Sajonia, donde también estará presente el Colectivo Ambiental, que realizará un plantón en protesta contra este proyecto de la Gobernación.

Foto: Archivo | El 21 de julio la comunidad de Santa Elena y grupos ambientalistas marcharon para protestar contra el proyecto de construcción del túnel de Oriente. Hoy también anunciaron que estarán en el inicio de obras en la glorieta de Sajonía, donde realizarán un plantón pacífico.

En medio de protestas por parte del Colectivo Ambiental y de una solicitud de la Procuraduría General de la Nación, de considerar la posibilidad de no iniciar los trabajos del Túnel de Oriente, la Gobernación de Antioquia iniciará las obras de este macroproyecto.

El Gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, es hoy el encargado de dar la primera palada de la obra. Este acto contará con la presencia de los representantes del consorcio vial que adelantará la obra, las agremiaciones de arquitectos e ingenieros del departamento, e invitados especiales. 

Allí también estará el grupo de ambientalistas que está en contra del proyecto haciendo un plantón pacífico por la defensa del medio ambiente en rechazo a la iniciación de las obras, porque consideran que el Gobernador de Antioquia, de manera impositiva e inconsulta dará inicio a las obras de la segunda fase de la conexión Aburrá-Oriente.

El Colectivo Ambiental de Antioquia convocó a una jornada de protesta contra el proyecto del Túnel de oriente, este martes, en el sector de Sajonia, municipio de Rionegro, donde se adelantará el acto protocolario de inicio de las obras.

A través del grupo Indignados con el túnel de Oriente, creado en la red social Facebook por el Colectivo Ambiental de Antioquia, los organizadores pidieron la asistencia a una manifestación denominada Por el Agua, por la Vida, No al inicio del Túnel de Oriente!, que se desplazará desde la plazoleta de San Ignacio en Medellín hasta la Glorieta de Sajonia, Rionegro.

Los orientadores de la manifestación propusieron a quienes participen que vayan vestidos de azul para llamar la atención por la defensa del agua, y reclamar la suspensión de las obras, por considerar que el Túnel de Oriente “no es necesario, daña la montaña, sus acuíferos, humedales y manantiales, y atenta contra un patrimonio cultural de la nación que es de Santa Elena, sus gentes, su cultura y sus paisajes”.

Además insistieron en que “la licencia ambiental (de ese proyecto) está en entredicho”, y aseguraron que el túnel de oriente “privilegia el transporte privado y no el público”.

“El gobernador está obstinado en arrancar las obras, incluso desatendiendo la recomendación de la Procuraduría, por eso convocamos a las organizaciones ambientales a este plantón”, expresó Ana Isabel Carrasquilla, vocera del Colectivo Ambiental.

Sin embargo, Rodrigo Caicedo, gerente de Concesiones de la Gobernación de Antioquia, expresa que los que no quieren el proyecto exponen argumentos sin sustentos técnicos, como sí los tienen ellos y los expusieron en la audiencia pública.

Agregó que siguen adelante con el inicio de la obra porque están seguros del juicio con que se hicieron las cosas.

La obra


Los trabajos se iniciarán en Sajonia con la construcción de 500 metros de vía para llegar al portal oriental del túnel.

Los diseños contemplan un recorrido que arranca en la parte baja del Seminario Mayor, con un primer túnel de 800 metros, luego continúa por una calzada de casi 5,0 kilómetros hasta la parte alta de Santa Elena, por la margen derecha. Allí, a la altura de la cascada, comenzará otro túnel de 8,2 kilómetros, que terminará con el viaducto que llega a la glorieta de Sajonia.

Se estima que el túnel deberá entregarse en octubre de 2015 y de acuerdo con Caicedo, aunque la concesión del túnel es hasta el año 2037, si se mantienen los actuales crecimientos de trafico, va a ser mucho antes que se revierta la concesión. 

» Contexto

Beneficiados pagarán costo de las obras

El costo de la obra está estimado en 820 mil millones de pesos, que se pagarán: 660 mil millones de pesos mediante peajes que se recauden hasta el 2037, año hasta que se entrega en concesión. Mediante el cobro de valorización se cancelarán 100 mil millones de pesos y 60 mil millones serán aportados por el Departamento.

Según el gerente de Concesiones de la Gobernación de Antioquia, Rodrigo Caicedo, 760 mil millones de pesos los pagarán, mediante peajes y valorización, los que se van a beneficiar con la obra.

 

Tomado de: El Colombiano http://bit.ly/qEqTYz, y Caracol Radio, http://bit.ly/nCNNa8

septiembre 30, 2011

No hay impedimentos para comienzo del Túnel de Oriente según Gerente de concesiones de Antioquia

Imágen de archivo.

No hay impedimento alguno para que el próximo 18 de octubre se inicien las obras del Túnel de Oriente, porque el proyecto cumple con toda la normatividad que hay al respecto, dijo el gerente de Concesiones Rodrigo Caicedo Villegas.

Durante la Audiencia Pública sobre el Proyecto Conexión Vial Aburrá – Oriente efectuada en la sede principal de CORNARE, el funcionario resaltó la participación de las entidades ambientalistas como, las Corporaciones Ecológica y Cultura Penca de Sábila, Vamos Mujer y la Ceiba, y habitantes del corregimiento Santa Elena; e indicó que todos los puntos de vista que se han generado desde el momento de la firma de la fase de inicio enriquecen el proyecto.

La Gobernación como entidad responsable de esta obra pondrá todo su empeño y experiencia para vigilar, exigir y hacer seguimiento permanente para que el concesionario cumpla con todas las especificaciones del contrato con las cuales se diseño la conexión vial.

La Gobernación en todas las obras llevadas a cabo en su administración ha sido respetuosa del manejo medioambiental y en esta obra en particular será veedora permanente de su ejecución. Por tanto el manejo de las fuentes hídricas se respetará, dijo el funcionario y reiteró que el proyecto no interfiere ni afecta la reserva natural del Río Nare. 

El un mensaje a los ambientalistas y demás sectores preocupados por el tema del agua, el gerente de Concesiones Rodrigo Caicedo Villegas, dijo que “así como se están preocupando por un túnel que pasa 450 mts. por debajo de Santa Elena, también deben preocuparse por lo que esta pasando en la superficie de esta zona. 

Todo el crecimiento desordenado que se viene produciendo por la urbanización de Medellín hacia Santa Elena, la destrucción de la vía, la deforestación que hay, los cambios que han sufrido las quebradas y los cambios en el uso del suelo, que era agrícola y está pasando a parcelaciones de casas y fincas de descanso. Eso verdaderamente sí está impactando y produce grandes perjuicios en la parte ambiental de Santa Elena”.

Por su parte, la Dirección de Evaluación y Seguimiento Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente de Antioquia considera que el Túnel de Oriente es ambiental y socialmente sostenible, dado que regulará el uso del territorio en Valle de Aburrá y contribuirá a la reducción de emisión de gas carbónico.

“Con la construcción del Túnel y la cercanía con esta subregión se posibilitará, que un mayor número de personas puedan habitar en ella y evitar que la densidad poblacional siga creciendo en las laderas del Valle de Aburrá, lo cual está produciendo graves daños medioambientales. Además, el Túnel reducirá la emisión de gas carbónico en 16 toneladas cuando dejen de circular los vehículos por la vía Las Palmas”, indicó Francisco Alfonso Quintero Castaño, director de Evaluación y Seguimiento Ambiental.

En manos del alcalde Alonso Salazar

El Personero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, advirtió que la última palabra para el inicio de obras del Túnel de Oriente, prevista para el 18 de Octubre, la tiene el Alcalde de Medellín, Alonso Salazar Jaramillo.

El Representante del Ministerio Público, manifestó que después de participar en la audiencia pública en Cornare, donde el gobierno de Antioquia insistió en las bondades del proyecto vial, la Alcaldía de Medellín tendría dos recursos para retrazar el comienzo de las obras.

La primera de ellas corresponde a un pronunciamiento desde la jurisdicción contencioso administrativa, de suspender la licencia ambiental otorgada al proyecto por supuestos perjuicios al medio ambiente en el corregimiento Santa Elena.

La Segunda posibilidad sería que el propio Alcalde de Medellín, Alonso Salazar tome una decisión definitiva de no apoyar el proyecto, debido a que algunos terrenos a intervenir hacen parte de la ciudad.

Ante estas posibilidades, el gobierno de Antioquia reitera que el gobierno de Medellín, no puede impedir la ejecución del proyecto, por lo que Cornare y la Gobernación insisten en el inicio de obras el próximo 18 de octubre.

Si se llega a un escenario en que Medellín, se negara a que el Túnel de Oriente pase por la ciudad, sería el Consejo de Estado el que dirima esta situación, tal como ocurrió con la Administración de Envigado en el año 1992, que no quería que el Metro pasara por esta localidad del Sur del Valle de Aburrá.

 

Tomado de: Caracol Radio, http://bit.ly/nRP8Q7

septiembre 30, 2011

Un “túnel” de dudas pide aplazar las obras del Túnel de Oriente

LA AUDIENCIA AMBIENTAL en Cornare sobre el megaproyecto abundó en reparos a las autoridades por no consultar a la comunidad en la fase previa. La Gobernación afirmó que no hay impedimento para iniciar el 18 de octubre y firma concesionaria defendió rigores técnicos.

Cortesía Oscar Ríos | “Que tanto es esperar a que la justicia decida”, dijo Viviana Salazar, de Vamos Mujer, al reclamar que no comiencen las obras en atención a los reparos de la comunidad. Los asistentes colmaron el auditorio y el área externa de Cornare.

En un ambiente matizado por una asistencia masiva a la audiencia ambiental convocada por Cornare, líderes de Santa Elena mantuvieron su rechazo frontal al Túnel de Oriente por los impactos negativos, en tanto que algunas autoridades propusieron aplazar las obras.

Con auditorio repleto, que obligó a instalar carpas y pantallas en la parte externa, la representación ambientalista no paró de aplaudir o abuchear, según el contenido de las exposiciones.

De manera categórica, el personero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, pidió que se aplacen las obras porque estimó que hubo falencia en la participación ciudadana y los que deberían dar claridad aún no están de acuerdo en los efectos. “Hago un llamado a la Gobernación para revaluar lo que hay y no iniciar las obras hasta que haya absoluta certeza de las consecuencias en todos los aspectos”, notificó.

Tras observar que está en una zona inestable, dijo que será un detonante de posibles movimientos en masa que pondrán en riesgo la vida de la comunidad y que la obligación de los órganos de control es advertirlo.

En ese perfil, el subdirector de Planeación de Medellín, Juan Diego Lopera, recordó que la Alcaldía interpuso un derecho de petición a Cornare y al Ministerio de Ambiente para que se aclaren los requerimientos hechos por la comunidad por posibles irregularidades en el trámite de la licencia ambiental.

Y le preocupa que haya intervención en Medellín en suelos de protección que Cornare dispuso como depósitos de materiales.

Una vocera de la firma concesionaria defendió los rigores técnicos con los que se actuará en cada fase del proyecto, y afirmó que cuando se identifiquen efectos hay obligación de declararlos, para lo cual se mitigarán con el plan de manejo ambiental que contempla la formación de un grupo de profesionales de distintas disciplinas. Para ello se hará una inversión de 5.137 millones en el plan de ordenamiento, manejo de cuencas y saneamiento básico, entre otros.

Al gerente de Concesiones, Rodrigo Caicedo, le molestó que los ambientalistas “sólo leen la primera página” de los documentos y sostuvo que el área esencial del túnel es un macizo rocoso impermeable. “No se quiere creer que utilizaremos la tecnología de punta que existe en el mundo”, expresó, y añadió que las obras se iniciarán con un sondeo exploratorio que identificará fallas y filtraciones para definir las soluciones antes de iniciar la excavación.

No es prioritario: Ambientalistas

Mauricio Jaramillo, en representación de la Corporación Arcadia; Viviana Salazar, de Vamos Mujer; y Hernando Mejía, de Ceiba; abundaron en argumentos para recalcar la inconveniencia del proyecto en lo ambiental y social.

Jaramillo comparó que por el Túnel de Occidente, sólo en el corregimiento de Palmitas se perdieron 27 quebradas.

 

Tomado de: El Colombiano, http://bit.ly/oP9FMg

septiembre 23, 2011

Túnel de Oriente: megaobra que violenta un modo de vida

Por: Álvaro Lopera

Para ampliar la información en lo concerniente al aspecto ambiental del Túnel de Oriente, viajé al corregimiento de San Cristóbal en compañía del ingeniero Mauricio Jaramillo y allí, en la vereda Naranjal, pudimos constatar el daño dejado por la construcción del Túnel de Occidente: terrenos con hundimientos severos, pérdida de vegetación, casas con profundas grietas o derrumbadas y, en general, pérdida de trabajos, puesto que parte de la mano de obra campesina tuvo que desplazarse por la merma de las actividades agropecuarias que allí se ocasionaba.

Recorriendo las propiedades, antaño productivas, pudimos observar una carretera a 200 metros por encima del túnel, con daños severos. La gente de la región, como el señor Antonio Restrepo, el cual labora en un centro avícola, manifestaba desazón y desesperanza, pues con el paso del tiempo ve naufragar sus sueños al notar el hundimiento del terreno a sus pies. “El Simpad y la Concesión Túnel de Occidente estuvieron hace aproximadamente un mes y lo único que nos dijeron fue que teníamos que salir del sitio en que nos hallábamos, sin darnos ninguna alternativa. Aseguraron que los daños observados se deben al invierno y a una falla geológica que nos está afectando de alguna manera”, aseguró con tristeza el entrevistado.

Lo anterior se lo afirmaron no sólo a él sino a varios propietarios de la zona, como por ejemplo a don Iván Velásquez, el cual también tiene seriamente dañada su casa de habitación. “Nos dijeron que el invierno principalmente nos ha afectado y que la tierra misma tiene un problema geológico, y que para nada ello se debía a la construcción del túnel”. Pero la verdad es que éste pasa 150 metros por debajo de su propiedad, la cual nunca había presentado los problemas que ahora surgen, después de 5 años de haberse entregado la obra.

Estas visitas que hace el Simpad y la Concesión Túnel de Occidente obedecen a lo que en lenguaje de guerra se llama control de daños, esto es, van a la población, toman atenta nota del daño y lanzan unas proclamas públicas que desdibujan lo que en el terreno se observa, para de esta manera impedirle a las comunidades que adelanten acciones legales o de hecho y así cumplir, sin cumplir nada, el mandato legal de atender las consecuencias causadas por cualquier obra que haga el municipio respectivo o la nación.

“Es increíble cómo los ingenieros olvidaron la ingeniería”, espetó con cierta ironía Mauricio, después de escuchar atentamente a estas personas, pues “se les olvidó el daño que hace el agua al lavar la tierra, cuando esta por cualquier razón sale de su cauce natural, generando vacíos que después conllevan a los hundimientos en verano”. Claro, la falta de conciencia del empleado oficial que sigue fielmente el guión que los detentadores del poder le ordenan seguir, lleva al mercenarismo insulso y antipopular. “Qué bueno sería que la gente de Santa Elena conociera de primera mano estas afectaciones para de esta manera tener la conciencia necesaria y dar la pelea hasta las últimas consecuencias”, complementó Mauricio.

Consideraciones generales y caminos por recorrer
Regresando al tema que nos ocupa, la obra del Túnel de Oriente, de 8200 metros, tiene a los precios actuales un valor cercano a los 800 mil millones de pesos, lo cual en realidad podría ser apenas un acercamiento a la cuota inicial de la obra. Esto es válido afirmarlo después de mirar retrospectivamente los megaproyectos realizados en la ciudad, tales como el Metro de Medellín, el cual salió costando cuatro veces el valor inicial de US$650 millones de dólares. Mauricio Jaramillo anota que estos túneles en Europa han tenido unos sobrecostos de hasta el 1000%, lo cual significa que fácilmente esta megaobra, por las complicaciones que lleva aparejada, puede llegar a sobrepasar los $ 8 billones (8 millones de millones de pesos), es decir, un verdadero carnaval del dinero. Quizás eso explica el lema de la Gobernación de Antioquia: “Manos a la obra”, pues todo indica que les va a ir muy bien.

¿Qué sucedería entonces con las rentas del departamento? Pues quedarían pignoradas no se sabe por cuántos años, y se sumarían a la hipoteca de las otras rentas debido al pago del Metro de Medellín. Eso significa abandono de otras regiones, desmejora del nivel de vida de la población antioqueña puesto que tras esta inversión, con toda seguridad, se vendría el derrame de valorización a todos los paisas y de pronto a todos los colombianos, si por conveniencia la denominan obra de interés nacional.

¿A quién favorecería el túnel? Mauricio aclaró que por el túnel se tendría un movimiento de vehículos de mediano tonelaje y que no recibiría camiones grandes, que serían los que deberían puntear la lista de beneficiarios tanto por el deterioro de la capa asfáltica que ellos causan como por el consumo de combustible. Asimismo el ahorro en tiempo sería de sólo 15-20 minutos aunque la gobernación asegura que “con el túnel de Oriente ganamos todos”, y que el ahorro de tiempo sería de 28 minutos, respecto de las vías que actualmente están funcionando. Pero el costo del peaje por vehículo, a precios de hoy, sería cercano a $15.000. Terminen de sacar ustedes mismos la conclusión.

Es importante reafirmar que el túnel se convierte en un drenaje del nivel freático, dejando afectadas las especies vegetales y animales; en resumen, desangra el acuífero de Santa Elena y 30 quebradas más, y como todo en el planeta es sinérgico, pues probablemente tendríamos otros dolores de cabeza relacionados con acueductos veredales, manejo de cultivos, derrumbe de viviendas, deterioro de la capa vegetal y de la calidad del aire: Medellín perdería uno de sus pulmones verdes.

A la fecha, el único estudio de impacto ambiental no ha sido tenido en cuenta, además de no haberse hecho otros estudios con alternativas de trazados para determinar cuál sería el menos dañino al medio ambiente. A lo anterior se suma la ordenanza departamental del 30 de diciembre de 2010 que aprobó vigencias futuras en el afán de la gobernación de dejar el presupuesto amarrado, aunque de acuerdo a una reciente ley, ello está prohibido. Por eso, tanto la comunidad como el representante del Polo Democrático pretenden demandar esta última. Se nos presentan pues varios escenarios para la lucha: la denuncia escrita, la calle y los tablados judiciales, para impedir de una vez y por siempre esa pretendida obra, cuyos únicos beneficiarios tienen que buscarse en la administración de “Manos a la obra”.

Tomado de: Periferia Prensa Alternativa, http://bit.ly/o1ierl

septiembre 20, 2011

Túnel de Oriente está en la agenda de los candidatos a la gobernación y alcaldía de Medellín

Uno de los grandes debates que deberán afrontar los futuros gobernador de Antioquia y alcalde de Medellín, será el de si se construye o no el Túnel de Oriente. Seis de los aspirantes responden.

Archivo | El Túnel de Oriente conectará los valles de Aburrá y San Nicolás y reducirá de 43 minutos a 14 el tiempo de viaje desde San Diego hasta el aeropuerto José María Córdoba. El costo de esta obra se calcula en 823 mil millones de pesos.

Una de las polémicas que deberán afrontar quienes sean elegidos como alcalde de Medellín y gobernador de Antioquía, será si construyen o no el Túnel de Oriente, más de 8 kilómetros que ayudarían a reducir el tiempo para ir desde el Valle de Aburrá hasta esa subregión.

La polémica por su costo y por el impacto ambiental está a la orden del día.

¿Qué decisión tomarán los candidatos respecto a esta obra, de llegar a ser elegidos? Así respondieron a la pregunta de EL COLOMBIANO.

» Análisis

Hay que creer y apostarle al túnel de oriente

Johel Moreno Sánchez
Ingeniero civil, miembro de la Sociedad Antioqueña de Arquitectos e Ingenieros, SAI.

Urge la construcción del túnel porque la comunicación vial con el oriente sigue resultando incierta frente a la precariedad en cuanto a la estabilidad de algunos sectores de las vías que nos comunican con el oriente.

La autopista Medellín-Bogotá tiene un problema geológico y una falla de unos 100 metros que nos genera hoy colas kilométricas a los usuarios, el tráfico entonces de ha desplazado a la vía Las Palmas, que también tiene problemas de inestabilidad geológica casi que permanente en sitios bien definidos, Santa Elena también tiene problemas a pesar de haber construido las galerías, no han sido los correctivos para garantizar un nivel de operación del 100 por ciento.

El impacto ambiental que se causará con la construcción de los túneles y de una moderna vía al Aeropuerto y al Oriente será ínfimo y mucho menor que los ocasionados por la construcción de vías de superficie como las actuales; basta observar el deterioro ambiental causado por la desafortunada intervención de la vía Las Palmas, la pérdida de banca en la denominada autopista a Bogotá que está generando colas kilométricas, las fallas geológicas del kilómetro 10+700 de la vía Santa Elena o la actual vía El Escobero, que obligan al uso de “paletas” de pare o siga; testimonios inocultables y tozudos que no cicatrizarán ni borrarán en mucho tiempo. Ante el peregrino argumento, según el cual es mejor invertir en el mejoramiento de la infraestructura vial del departamento, conviene aclarar que los recursos para financiar el proyecto no están en caja como algunos piensan; se trata de un contrato de concesión cuya financiación estará a cargo del Concesionario, un préstamo del Idea y un aporte de $60.000 millones del Departamento y cuyo reembolso se hará durante 25 años que dura la concesión al dejar los usuarios los estipendios de peaje.

Los temores del daño frente a este proyecto son infundados, pues el impacto ambiental superficial de la mayoría de los túneles cuando son profundos resultan mínimos, será muy ínfimo el impacto y mucho menor que los ocasionados por las vías de superficie como las actuales.

No olvidemos que los estudios e investigaciones previos realizados confirman la presencia de una formación rocosa muy competente estructuralmente (anfibolitas y batolito antioqueño fundamentalmente), cuyos túneles estarán a más de 400 metros de profundidad.

Es probable que sin un Plan de Manejo Ambiental durante las etapas de construcción y operación del proyecto o la imposición de las medidas de mitigación y compensación para preservar el equilibrio ecológico, el proyecto podría tener algunos efectos ambientales adversos, pero estamos seguros de que la obra se construirá cumpliendo todos los estándares y protocolos conocidos internacionalmente para mitigar la ocurrencia y reducción de los potenciales efectos sobre los diversos componentes del ambiente en el área de influencia del proyecto.

Los túneles y los viaductos son las obras que se han impuesto en el mundo como las obras civiles de conexión que garantizan el menor impacto ambiental sobre la zona.

Europa tiene más de 6 mil túneles, porque son una solución segura, óptima y confiable y nosotros tenemos ya una buena experiencia con la conexión vial de occidente, el tramo más seguro de la vía son los 4.643 metros del túnel.

¿Qué opina de la construcción del Túnel de Oriente. En su gobierno daría vía libre a este proyecto?

Sergio Fajardo
El túnel de oriente es una necesidad pero hoy considero que no es una prioridad. 
Primero tenemos que terminar las obras que están empezadas. 
Al Oriente le falta un plan de ordenamiento y sin eso el túnel sería una hecatombe social y territorial, además las condiciones ambientales están sujetas a discusión y no se pueden ignorar.  
Debemos concentrarnos en Autopistas de la Montaña que es el proyecto estratégico de infraestructura más importante para Antioquia y que tiene un problema de financiación que debemos resolver primero.

Álvaro Vásquez
Sí construiré el Túnel de Oriente, siempre he apoyado su construcción y desde mi gerencia en el Idea logré estructurar el cierre financiero del proyecto, que es una muestra de lo que podemos lograr sacando de las gavetas los grandes proyectos del departamento, como se logró con Hidroituango; garantizando la financiación con respecto al medio ambiente y generando desarrollo en todas las regiones. 
El Túnel de Oriente es una realidad ya y desde mi administración haremos un estricto control de su construcción, honrando los compromisos adquiridos. 

Carlos Mario Estrada
Sí voy a construir el Túnel de Oriente, será una gran obra de progreso e integración entre el Valle del Cauca, el Valle de San Nicolás y el Valle de Aburrá. Tenemos que concebir el Túnel  como una obra de largo plazo para integrar a 4 millones de habitantes, reducir el trayecto en más del 60 por ciento (26 minutos) por una vía de alta velocidad que recorta 10,6 kilómetros y permite el ahorro de 17.000 pesos por desplazamiento, incrementar la competitividad de Antioquia y crear la futura ciudad de tres altitudes. 
No podemos dar marcha atrás en esta obra que se inició con la concesión, en 1997, y que será una alternativa ante la saturación urbana que padece el Valle de Aburrá. 

Aníbal Gaviria
Es importante que Antioquia avance en la construcción de muchos túneles y viaductos. Tenemos que ser el país, entre comillas, de los túneles y los viaductos para las obras de infraestructura. Con el túnel de oriente creo que hay que pensar en una alternativa de túnel férreo, más amigable con el medio ambiente y conectando al sistema masivo del Valle de Aburrá. Tenemos el tranvía de Ayacucho que nos va dejar a un kilometro de la boca y es el acceso adecuado para ese túnel, porqué no se comparan las dos alternativas, la vial con la férrea, se miran los costos e impactos. Me parece que ha faltado discusión publica y ha habido precipitud, con intereses políticos.

Federico Gutiérrez
Es una gran obra, necesitamos infraestructuras que nos conecten con la región y el mundo, el túnel de oriente no es sólo para ir al aeropuerto sino para conectarnos con la región.
En menos de dos años el tranvía eléctrico de Ayacucho llegará hasta Buenos Aires, de allí estaremos a dos kilómetros de la boca del túnel, más los 8,2 kilómetros que mide el túnel y llegamos al valle de San Nicolás. Esto reduce a 18 minutos el trayecto entre Medellín y el oriente. Hay que llevar el sistema de transporte público al oriente cercano. Se deben resolver las dudas de la comunidad. Los impactos ambientales y socio económicos deben ser mitigados.

Luis Pérez
Las obras de infraestructura son las que más empleo generan y las que más dinamizan la economía. El túnel de oriente es vital. Hay que construirlo con urgencia. El Túnel coloca a nuestra ciudad a 16 minutos del aeropuerto de Rionegro, la puerta del mundo para Medellín. 
Con el túnel de oriente habrá más empleo, seremos más competitivos y vendrán más empresas e inversionistas a nuestra ciudad. El túnel debe hacerse respetando las normas ambientales más exigentes. El mundo tiene muchas experiencias de túneles debajo del agua sin que el medio ambiente sufra: El Canal de la mancha; los túneles en Nueva York debajo del Río Hudson y muchos otros.

 

Tomado de: El Colombiano, http://bit.ly/rgwkNC

septiembre 9, 2011

El 18 de octubre comenzará la construcción del Túnel de Oriente

 El martes 18 de octubre comenzará la construcción del Túnel de Oriente. El anuncio fue hecho por el Gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, quien reiteró la importancia de la obra para el desarrollo de la región.

Antioquia ya ve la luz al final del túnel, el mandatario anunció que si todo sigue marchando como hasta el momento, las obras para la construcción del Túnel de Oriente iniciarán el próximo 18 de octubre.

“Esto sería lo mejor que pudiera suceder para empezar rápidamente, ya que el túnel tendrá trabajos durante cuatro años, mientras más rápido empecemos el túnel más rápido llegaremos al oriente y más rápido los del oriente antioqueño se integrarán con Medellín y el Valle de Aburrá”, dijo Luis Alfredo Ramos, gobernador de Antioquia.

Recordó que este megaproyecto es urgente para el departamento porque reducirá el trayecto a 18 minutos, además porque los otros corredores viales enfrentarán problemas por su inestabilidad en los terrenos.

“Habrá dos túneles: uno inicial de cerca de 800 metros, en la parte baja del seminario de Medellín y otro de 8.2 kilómetros, en la parte alta, que terminará con un viaducto en la glorieta de Sajonia”, explicó el gobernador de Antioquia.

El gobernador dijo que la concesionaria que ejecuta obras en todo el corredor vial al oriente, le informó en tal sentido y por eso, él hace el anuncio oficial. Además recordó que su costo estimado es de 820 mil millones de pesos, los cuales en una buena parte se obtendrán de los peajes.

 

Tomado de: Teleantioquia, http://bit.ly/oxP2UM

agosto 27, 2011

Túnel de Oriente: regalo con plata nuestra

Es difícil negar que un préstamo o aporte del IDEA por 140 mil millones, sin intereses, con el mero ajuste del IPC para que conserve su valor monetario, y a recuperar con peajes, es un regalo. ¿Prestará más plata así el IDEA para proyectos importantes?

Donaldo Zuluaga | Este es un aspecto de la zona forestal de Santa Elena por donde debería pasar parte de la obra del Túnel de Oriente. 

Poco se ha comentado o conocido el hecho, pero difícil es negar que un préstamo o aporte del IDEA por 140 mil millones, sin intereses, con el mero ajuste del IPC para que conserve su valor monetario, y a recuperar con peajes, es un regalo.

¿Prestará más plata así el IDEA para proyectos importantes?

Pues bien, eso es lo que va a entregar a los concesionarios del Túnel de Oriente, además de 60 mil millones como “apoyo” del Departamento a ese negocio.

Tal vez no se tipifique jurídicamente como detrimento patrimonial, pero en el fondo sí lo es. Y de ñapa o encima, dizque se va a cobrar valorización por unos 100 o 120 mil millones.

¿No son recursos públicos todos esos trescientos mil millones de pesos? Y saber que van para una obra por mil razones innecesaria. Van algunas de esas razones.

Primera: existe una alternativa de conexión al mismo sitio mucho más económica, de ejecución muchísimo más rápida, y esa sí bien urgente: la doble calzada entre las glorietas de Sancho Paisa y Sajonia.

Segunda: el túnel no es “una obra para todo el Departamento y para todo el país” como dice el gobernador Ramos, ni tampoco “una infraestructura para la competitividad”, como escribía un distinguido ingeniero en días recientes.

Por ahí no podrán transitar camiones de carga ni grandes buses. ¿Qué tal vaciar el tráfico de esa clase de vehículos a las vías de El Poblado y a San Diego? Será de paso exclusivo para vehículos livianos, prácticamente y aunque lo nieguen, para el aeropuerto y zonas aledañas. Y Rionegro no quiere ni puede ser convertido en “dormitorio” de Medellín.

Tercera: tampoco sirve ni beneficia a los pasajeros de los municipios del Oriente para venir al Valle de Aburrá y menos para movilizar sus cargas.

Para quienes viajen en automóvil un poco más allá de Rionegro, la reducción de tiempo, mientras más lejos significa menos.

Y peor, para pagar un peaje cercano al doble de los actuales. Ningún beneficio traerá entonces el Túnel a las grandes masas del Oriente y menos a las del Valle de Aburrá.

Además, si llegara a ser cierto que las tierras se valorizarán, ¿de qué les sirve a los habitantes del Oriente ese mayor valor?

Antes bien, los perjudica gravemente al encarecer la vivienda y toda la propiedad para sus actividades productivas.

Cuarta: ya se ha dicho mucho pero vale recordarlo, que para quienes viajen a o del aeropuerto o sus zonas aledañas pero con origen o destino al sur o alrededores de la loma de Los Balsos, Envigado, Sabaneta, Itagüí, La Estrella y Caldas, es mucho mejor tomar la Loma a la doble calzada de Las Palmas.

Y para los que tengan origen o destino en el noroccidente o más al norte del centro de Medellín, en Bello, Copacabana, Girardota y demás, su vía natural y óptima será la “autopista Medellín-Bogotá”.

Quinta: no existe, no se ha realizado estudio alguno que demuestre, que estime siquiera, cuándo se requiere una conexión adicional Aburrá-Oriente.

¿Por qué entonces, en lugar de dedicar los recursos a obras urgentes, hacer esos regalos con la plata nuestra?

Tomado de: El Colombiano, http://bit.ly/paIKLX

agosto 17, 2011

Túnel de Oriente, megaproyecto “que cambiará la historia de la región”

El impacto ambiental que se causará con la construcción de túneles y de una moderna vía al Aeropuerto y al Oriente será ínfimo y mucho menor que los ocasionados por las vías de superficie como las actuales.

Archivo (elcolombiano.com)

Por: Johel Moreno Sánchez.

La conexión vial a Occidente aún sin terminar, porque falta construir 4.1 kilómetros de vía, ha superado en un 20% la cifra prevista para 2010 al alcanzar un TPD de 4.184 vehículos. Es, sin duda, un referente importante para inferir que los beneficios económicos, sociales y ambientales serán mayores cuando se construya la nueva vía al Oriente (que también contará con túneles cuya longitud total supera los 18 kilómetros), pues se trata de un valle de excelentes condiciones climáticas, geográficas y otros factores.

La verdad es que hacia el Oriente no contamos con una infraestructura vial segura y hemos pagado dosis muy altas por la cicatería, una suma de costos incalculables causados por los derrumbes y ausencia de banca que obligan al cierre de las vías, situación que infarta todas las actividades sociales y económicas, particularmente en épocas invernales, lo que hace incierta la conectividad entre las regiones.

Los temores frente a este proyecto son infundados, pues el impacto ambiental superficial de la mayoría de los túneles cuando son profundos resultan mínimos. No olvidemos que los estudios e investigaciones previos realizados confirman la presencia de una formación rocosa muy competente estructuralmente (anfibolitas y batolito antioqueño fundamentalmente), cuyos túneles estarán a más de 400 metros de profundidad.

Es probable que sin un Plan de Manejo Ambiental durante las etapas de construcción y operación del proyecto o la imposición de las medidas de mitigación y compensación para preservar el equilibrio ecológico, el proyecto podría tener algunos efectos ambientales adversos, pero estamos seguros de que la obra se construirá cumpliendo todos los estándares y protocolos conocidos internacionalmente para mitigar la ocurrencia y reducción de los potenciales efectos sobre los diversos componentes del ambiente en el área de influencia del proyecto y así tener la mejor opción de comunicación con el Oriente.

Tampoco olvidemos que en Antioquia la ingeniería tiene la experiencia, el conocimiento, el know how que llaman, de haber construido centenares de kilómetros de túneles en los desarrollos hidroenergéticos y nunca se han presentado los problemas que anuncian algunos ambientalistas.

El impacto ambiental que se causará con la construcción de los túneles y de una moderna vía al Aeropuerto y al Oriente será ínfimo y mucho menor que los ocasionados por la construcción de vías de superficie como las actuales; basta observar el deterioro ambiental causado por la desafortunada intervención de la vía Las Palmas, la pérdida de banca en la denominada autopista a Bogotá que está generando colas kilométricas, las fallas geológicas del k10+700 de la vía Santa Elena o la actual vía El Escobero, que obligan al uso de “paletas” de pare o siga; testimonios inocultables y tozudos que no cicatrizarán ni borrarán en mucho tiempo.

Ante el peregrino argumento, según el cual es mejor invertir en el mejoramiento de la infraestructura vial del departamento, conviene aclarar que los recursos para financiar el proyecto no están en caja como algunos piensan; se trata de un contrato de concesión cuya financiación estará a cargo del Concesionario, un préstamo del Idea y un aporte de $60.000 millones del Departamento y cuyo reembolso se hará durante 25 años que dura la concesión al dejar los usuarios los estipendios de peaje, similar al que hemos venido cancelando hace más de 30 años por el uso de las precarias vías hacia el valle de San Nicolás pero con la gran diferencia que no serán pagados por anticipado como ocurre hoy, sino cuando el proyecto esté listo.

Uno de los signos inequívocos que caracteriza del denominado tercer mundo es la lentitud y el retraso secular que presentan obras vitales para impulsar el crecimiento económico y la conexión vial al Oriente, proyecto concebido desde hace más de 45 años, no podía ser la excepción tras esperar medio siglo para su ejecución. Finalmente, no hay razones ni argumentos técnicos valederos para dar crédito a quienes pretenden desconocer que el mundo globalizado exige una infraestructura para la competitividad, una alternativa de conexión única y segura con el Oriente.

Una alternativa que eliminará la incertidumbre que hoy existe en el tiempo de viaje para llegar al tercer piso térmico; una obra que sin duda nivelará los costos de la propiedad raíz y que cambiará el rumbo de la región.

 

Fuente: www.elcolombiano.com

 

agosto 14, 2011

Las dos caras del Túnel de Oriente

Gobernación de Antioquia quiere que la construcción se inicie en octubre. La megaobra reduciría de 45 minutos a sólo 18 el trayecto entre Medellín y el aeropuerto.

Por: Redacción Vivir

El problema es que atraviesa una zona ecológica muy sensible y afectaría a comunidades locales. La inversión es de $820.000 millones.

Un camino culebrero y largo entre una ciudad como Medellín y su aeropuerto principal no es precisamente un factor de competitividad. Los pasajeros que todos los días despegan y aterrizan en la pista de Rionegro gastan más tiempo en el trayecto al terminal aéreo que en el propio vuelo a un destino nacional.

Desde 1966, los antioqueños han discutido con apasionamiento la construcción de un túnel que burle la montañosa geografía que circunda a la capital paisa. Pero la batalla política, jurídica y económica ha sido ardua entre quienes se oponen a taladrar las montañas por las que bajan 32 quebradas y los que preferirían reducir de 45 a tan sólo 18 minutos el trayecto Medellín-Rionegro. Luis Alfredo Ramos, actual gobernador de Antioquia, se cuenta entre los segundos. Y a cinco meses de entregar el cargo, parece que no quiere dejar pasar la oportunidad de poner la primera piedra, o mejor, quitar la primera de la verde montaña. Francisco Rodrigo Caicedo, gerente de concesiones de la Gobernación, asegura que ya todos los diseños están listos, también los permisos y que en octubre comenzaría la megaobra. La compra de tierras y predios entre la zona conocida como Seminario, en Medellín, hasta la glorieta a un kilómetro del aeropuerto, ya está realizándose.

Se trata de una obra que comienza con un túnel de 700 metros, seguida por una vía de 4,5 kilómetros a cielo abierto por la ladera sur del municipio de Santa Elena, luego vuelve a sumergirse en la tierra durante un largo trayecto de 8,2 kilómetros, para salir cerca de la terminal aérea. El costo total es de $820.000 millones. El concesionario, que agrupa a 52 grandes empresas, aportaría $520.000 millones, que podría recuperar a través de peajes. IDEA, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia, aportaría $140.000 millones, más $100.000 millones recaudados por valorización y $60.000 millones de la Gobernación, cerrarían el precio estimado.

La molestia y la preocupación por los impactos que tendría el supertúnel en los ecosistemas y la vida de los pobladores de los municipios aledaños, especialmente en Santa Elena, declarado Patrimonio Cultural de la Nación, ha llevado a que un grupo de ellos se dedique con vigor a vigilar todo el proceso.

En una carta dirigida al presidente Juan Manuel Santos le han pedido acogerse al principio de precaución y de responsabilidad que contempla la legislación ambiental vigente, suspendiendo la firma de los contratos. También desde la Alcaldía de Medellín piden suspender el proceso.

Los veedores ciudadanos argumentan que el diseño aprobado en 2002 no es el mismo que se quiere ejecutar ahora. Dicen que se están burlando las advertencias hidrogeológicas según las cuales existen graves fallas geológicas. Reclaman que se trata de una importante zona de regulación hídrica que alimenta al menos a cuatro acueductos locales. Han denunciado un buen número de inconsistencias en el otorgamiento de la licencia por parte de Cornare y la falta de un diagnóstico de alternativas.

Francisco Rodrigo Caicedo, la cara del gobierno departamental en este asunto, dice que nada de eso es cierto. En cuanto al debate ambiental, reconoce la riqueza hídrica de la zona, pero argumenta que por el contrario, al sellar resquicios de la montaña desde adentro y por los que se está filtrando el agua, ésta volvería a la superficie para alimentar los cuerpos de agua que bañan los acueductos.

“De todas las obras de ingeniería que se construyen en el mundo, las que menos impacto ambiental producen son los túneles”, apunta Caicedo.

Lo cierto es que el Túnel de Oriente promete convertirse en uno de los temas en la agenda de los candidatos a la Alcaldía y Gobernación de Antioquia el próximo octubre.

Fuente: www.elespectador.com

julio 31, 2011

Túnel de Oriente: ¡adiós a los silleteros!

Por: Guillermo Maya

Confundir las partes con el todo es un error de perspectiva. El gobernador de Antioquia dice: “El túnel (de Oriente) es una obra que Antioquia esperaba hace medio siglo”. ¿Por qué Antioquia? Si el túnel va a ser construido en una zona privilegiada en vías de comunicación y obras de infraestructura de diverso tipo, colegios, hospitales, etc. Para llegar al oriente antioqueño hay cuatro vías a falta de una. ¿Por qué Antioquia? Cuando hay zonas completas del departamento, y más remotas, con vías en malas condiciones o inexistentes, con escasa infraestructura pública, hospitales, colegios, etc. No confundamos a Medellín y a Llanogrande con Antioquia.

Luis Gonzalo Mejía, en ‘El Colombiano’, llamó a esta obra el túnel de Llanogrande, en referencia a una de las zonas más exclusivas de Colombia, en donde la clase empresarial y política de Antioquia reside o tiene sus fincas de recreo y ‘engorde’, como lo ha reseñado el periodista Juan José Valencia. “Allí tiene propiedades el Gobernador de Antioquia, por ejemplo, (…), lo mismo que buena parte de la dirigencia política, empresarial y comercial de Medellín”. Federico Estrada, director de la Lonja de Propiedad Raíz, reconoce, sin dudas, que “esas propiedades valdrán mucho más con la construcción del túnel” (‘El Mundo’, 10 de julio del 2011, ‘La obra tiene, en efecto, dos lados’). No confundamos los intereses de los antioqueños privilegiados, que bien podrían estar, por ingresos y riquezas, en el 1 por ciento del 1 por ciento más rico del país, con los intereses de los antioqueños sencillos y pobres, con grandes carencias en educación, salud, vivienda, etc.

El principal argumento contra el túnel es que el agua de las veredas del corregimiento Santa Elena (Medellín) se va a secar. Imposible, dice Rodrigo Caicedo, gerente de Concesiones de la Gobernación de Antioquia, en una entrevista con Carolina Pérez. “En una construcción pueden pasar muchas cosas, (…) las condiciones topográficas de la zona no permiten una infiltración de aguas en el túnel, (…) no hay forma de que se meta el agua. (…) Acá es todo completamente automatizado; eso minimiza el riesgo” (‘El Mundo’, 11 de julio del 2011, ‘Los que se oponen son un grupo de intelectuales de Santa Elena’).

Minimiza el riesgo. No dice que el riesgo sea inexistente, de probabilidad cero. Sobre el uso de la dinamita en la construcción del túnel, en una crónica basada en una entrevista con el ingeniero Oswaldo Ordóñez, de la Facultad de Minas, Sergio Zuluaga dice que “uno de los líos grandes del túnel de oriente es el afán con que serán construidas las obras. (…) Algunos de los problemas técnicos que puede llegar a tener el túnel de oriente, ya que se utilizará un método del siglo pasado, es la afectación ambiental y el desplazamiento de tierra debido a las vibraciones” (‘El Mundo’, 11 de julio del 2011, ‘Túnel de oriente: ¿con ingeniería del siglo pasado?’). Conclusión: por esos ‘desplazamientos’ se va a ir el agua.

Sin embargo, Caicedo reitera: “Hay miles de kilómetros de túneles en el mundo y el único que no se puede construir es el de Santa Elena. El de occidente se hizo y no hay problemas, lo mismo entre Francia e Inglaterra, con uno por debajo del mar. Allí el océano Atlántico no se ha metido”. La periodista lo contradice: “En occidente, al contrario de lo que usted dice, sí hubo problemas: desaparecieron cuatro corrientes de agua…”. Responde Caicedo: “Allá está la comunidad de El Naranjal (San Cristóbal) que dijeron que se quedaron sin agua; les íbamos a construir el acueducto, pero lo cambiaron por una cancha y pavimentación de una vía”. ¿Respondió la pregunta? No. ¿Qué pasó en San Cristóbal? Una comunidad desorganizada, y que fue fácilmente manipulada.

Precisamente, la diferencia de Santa Elena con San Cristóbal es la que explica las expresiones despectivas del gerente hacia la inteligencia y la crítica: “Los que se oponen son un grupo de intelectuales de Santa Elena”. Los políticos prefieren las comunidades que pueden ser manipuladas a las que no, como la de Santa Elena, que no traga entero y tiene voceros bien articulados e informados.

 Por otro lado, el pasado primero de julio, el concejo de Medellín realizó una sesión sobre el túnel de oriente, con el fin de escuchar a los funcionarios del municipio de Medellín, la personería municipal y los voceros de las organizaciones ambientales y comunitarias de Santa Elena. Entre las intervenciones más importantes estuvo la del gerente de aguas EPM, Francisco Piedrahíta, quien confirmó la principal objeción al proyecto que tiene la comunidad de Santa Elena, y es la de la pérdida de aguas superficiales a consecuencia de la construcción del túnel, que puede llegar a los 200 litros por segundo o 17,28 millones de litros/día. Este informe de EPM contradice todas las afirmaciones del gobernador y de su gerente, reiterativas, de que en Santa Elena ningún floricultor se va a perjudicar. ¿Será el túnel un adiós a los silleteros?

En este sentido, ¿cuál es el plan para prevenir o mitigar este efecto? ¿Qué dice Cornare, cuya jurisdicción está en el Oriente antioqueño y que expidió la dudosa licencia ambiental? ¿Qué dice Corantioquia, en cuya jurisdicción está Santa Elena y que guarda sospechoso silencio? ¿Qué dice la secretaria del medio ambiente de Medellín? ¿Y qué dice la gerencia del área metropolitana? Si tomamos como datos la construcción del túnel de occidente, el uso de tecnología que usa dinamita y sus consecuencias sobre las tierras superficiales, el riesgo del drenaje del agua, en Santa Elena, no es tan bajo como se pretende hacer creer a los incautos al poner como ejemplo el túnel del canal de la Mancha, bajo la superficie del mar, construido con otro tipo de tecnología, sin usar dinamita. Si no hay riesgo, ¿por qué entonces no compran un seguro para que los habitantes de Santa Elena estén tranquilos, en caso de que se escurran sus aguas y sus tierras ya no sean cultivables?

En conclusión, si el túnel tiene daños irreparables sobre Santa Elena, lo mejor sería olvidarse del túnel: quince minutos de ahorro de viaje no valen una Santa Elena.

Fuente: El Tiempo