Turismo en playas de agua dulce, el atractivo de Guatapé

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Vanesa Restrepo, diarioadn.co

En Antioquia los aficionados a los deportes acuáticos tienen sus propias playas de agua dulce en el municipio de Guatapé, a sólo dos horas de Medellín. Por eso no es extraño ver camionetas que arrastran lanchas en medio de la cordillera central, o avisos de un crucero en un pueblo lejano del mar.

Hasta 1978, este pasaba como cualquier otro lugar del departamento. Pero ese año, un proyecto hidroeléctrico de Empresas Públicas de Medellín inundó gran parte de la zona rural del pueblo y sepultó consigo al casco urbano del vecino municipio de El Peñol, que tuvo que ser trasladado unos kilómetros más lejos.

Luego de que la población asimilara el cambio en la forma de vida y el paisaje, la llegada de visitantes a Guatapé se multiplicó. Desde Medellín y otras zonas del país empezaron a llegar personas en busca del paisaje de “mar dulce” que se observa desde la piedra del Peñol, un monolito de 220 metros de altura, ubicado a cinco kilómetros del casco urbano.

Surgieron los primeros alojamientos, un par de hosterías ubicadas a la entrada del pueblo y habitaciones que los pobladores alquilaban durante los fines de semana. Poco a poco surgieron los hoteles y en los últimos años, ante la llegada de mochileros, varios hostales abrieron sus puertas.

Vista al lago

La zona más concurrida en Guatapé dejó de ser el parque principal y, en cambio, surgió el malecón con seis cuadras de restaurantes y discotecas, y una porción de tierra verde que se convirtió en una especie de playa donde la única diferencia es que las personas no pueden nadar.

Así lo advierte el letrero de EPM que describe al embalse como un lugar con aguas profundas y lodosas.

El malecón finaliza con un puente sobre el embalse, justo en la salida para el vecino poblado de San Rafael.

En ese lugar una romería de jóvenes de ojos claros y cabellos rubios toman el sol mientras terminan de armar sus carpas en el jardín de una casa de tres pisos, con forma de pirámide. Un enorme letrero indica que hemos llegado a Lake View, el primer hostal que se abrió en el pueblo hace ya casi tres años.

 La bienvenida la da Greg, un estadounidense que llegó a Medellín hace cuatro años, y justo antes de regresar a su país recibió la sugerencia de darse un paseíto por Guatapé. Atendió la sugerencia y quedó tan enamorado del paisaje, que decidió que esa sería su nueva casa.

 En el camino encontró a Sofía, su “amor verdadero”.  Quienes llegan preguntando por ella son remitidos al segundo piso, donde se supone que vive. Una de las inquilinas señala una casa de cartón y ante la mirada de sorpresa de los nuevos huéspedes, explica que Sofia no es una mujer paisa de estatura media y pelo castaño, sino una perrita de raza indeterminada.

Los mochileros

En Lake View se ofrece el alquiler de un espacio en el jardín para armar carpas y estacionar vehículos por 10.000 pesos, así como habitaciones compartidas o privadas por precios que van desde los 15.000 hasta los 60.000 pesos.

“Aquí la mayoría de la gente llega por el voz a voz, porque alguien les recomendó el lugar”, dice Greg y explica que en el hostal se ofrecen servicios como el voluntariado, donde los viajeros trabajan a cambio de alojamiento gratis o descuento en el precio de la habitación.

En el primer piso está Blanchet, una estadounidense que desde hace una semana se encarga de la limpieza de los cuartos del segundo piso, mientras vive en el primero con su novio y otras siete personas. “Llevamos una semana y media y nos quedaremos una semana más. Este es mi lugar favorito en Antioquia”, dice en inglés.

Durante las noches, la nevera de cervezas del segundo piso comienza a quedarse vacía, mientras la tabla ubicada a su lado se llena de rayas. “Cada uno es libre de venir y tomar lo que quiera. El precio de las cervezas está en la nevera y la gente apunta lo que consume. Cuando se va a ir, paga todo. El café y el té de la cocina, sí son cortesía de la casa”, dice Greg.

En este punto del hostal de encuentro salen cada día planes diferentes: celebrar el cumpleaños del viajero recién llegado, tocar guitarra y cantar durante horas, o ir juntos al circo que acaba de llegar al pueblo… todos son un gran grupo de amigos, aunque apenas hace días que se conocen.

En el pueblo

Greg alquila bicicletas por 15 mil pesos. En el parque los mototaxis hacen recorridos para tres personas por todo el pueblo por 12.000 pesos o llevan gente hasta la entrada de la piedra, por 10.000 pesos.

En cualquiera de esos medios de transporte o caminando, o incluso en los caballos que los campesinos dedican para el paseo de turistas los fines de semana a cambio de 5.000 pesos, los viajeros casi siempre inician el recorrido en el pueblo por la Piedra del Peñol.

En la base de la piedra hay toda suerte de comerciantes y restaurantes, pero el atractivo principal está arriba, a 10.000 pesos y 900 escalones de distancia. La recompensa es una vista inigualable de la región, con islotes, pueblos vecinos, mucha agua y montañas de fondo.

En el malecón funciona un canopy que baja desde la montaña y llega a la ‘playa de agua dulce’, además de motos acuáticas, velas y catamaranes.

Los viajeros prueban la bandeja paisa en los restaurantes cercanos, todos con menús similares, y el resto de los días se inclinan por la comida callejera.

En el malecón causan sensación las empanaditicas, una versión miniatura de la empanada paisa, pero con un ingrediente secreto que le da un toque dulzón. Cada una cuesta 150 pesos y quienes se encargan de hacerlas cuentan historias que hablan de personas que gastaron hasta 100.000 pesos en estos pequeños bocados.

Para relajarse

Las caminatas por las calles enmarcadas por casas pintadas de colores y decoradas con zócalos artesanales son el complemento ideal para el descanso en Guatapé.

Por su cercanía con Medellín (dos horas de camino), los bajos costos del transporte (se llega en un solo bus que cuesta 12.500 pesos en promedio), la variedad de alojamientos (desde hostales hasta apartamentos alquilados y hosterías lujosas) y la cantidad de actividades para hacer, este municipio se volvió un referente en el turismo paisa.

Fuente: Diario ADN.

One Comment to “Turismo en playas de agua dulce, el atractivo de Guatapé”

  1. TIERRA SOÑADA PARA TRABAJAR EN TURISMO….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: