Un hotel de Sonsón se convirtió en propuesta para rescatar los valores autóctonos de un pueblo paisa

Las 20 habitaciones de El Tesoro Hostal llevan el nombre de veredas o corregimientos del Municipio.

auditorio los arrierosEl auditorio “Los Arrieros”, un lugar que nos recuerda aquel hombre de fuerza pujante.  / Foto: cortesía.

El hotel ubicado en pleno parque principal Ruiz y Zapata de Sonsón pretende conservar las costumbres cotidianas que hicieron de esos hombres y mujeres, que fueron nuestros ancestros, una raza pujante. En la casa quien fuese su primer dueño el Señor Rafael Toro Mejía y luego habitara por muchos años el político y exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos Botero, se encuentra el sentir de 160 años de historia. Antepasados vivos y latentes, con una construcción de balcones y chambranas internas todas coloniales, con los hermosos jardines que le dan vida a este lugar y nos invita a recordar la risa de nuestras abuelas, acompañados de un restaurante muy tradicional en su primer piso.

En muchos de los rincones se puede observar el quehacer diario del ayer representado en objetos que eran muy comunes en la época: maquinas de escribir de los años 1800, las primeras cajas registradoras que pertenecieron a los almacenes Éxito, artículos que hoy en día ya no están en nuestro entorno social. También se encuentra el rincón de los oficios que nos recuerdan los implementos que a diario utilizaban en ese entonces, el rincón de la abuela en el cual guardaba sus camándulas, escapularios  y “chécheres”, los instrumentos de los “chupa cobres” , que eran y aún siguen siendo el grupo de músicos que realizan las retretas al finalizar las eucaristías cuando estamos en fiestas de la Virgen del Carmen o en otras fechas religiosas  importantes.

En El Tesoro Hostal se encuentra también el rincón fotográfico que conserva una gran colección de cámaras y fotos de lo que pasaba en aquellos tiempos, y las fotos de nuestra plaza en el año 1.872. Además hay un espacio para los chécheres del abuelo y la idiosincrasia religiosa de Sonsón, pueblo que en aquella época se caracterizaba por ser muy religioso y que en 1962 lo marcó el terremoto de aquel lunes 30 de julio el cual destruyó nuestra imponente catedral.

Este hotel tiene cosas muy características pero hay una que lo hace distinto a todos los demás, y es que sus 20 habitaciones llevan el nombre de veredas o corregimientos del Municipio; por ejemplo: Ventiaderos. Perrilo, Guamal, Aguadita, entre otras. La habitación más costosa es de $40.000, las demás cuestan entre $25.000 y $30.000.

El auditorio “Los Arrieros”, un lugar que nos recuerda aquel hombre de fuerza pujante, aquellos que trajeron el progreso a nuestro departamento, es un lugar para realizar reuniones de distintas índoles.

El hotel cuenta también con una amplia Biblioteca que da vista al Parque Ruiz y Zapata y a las hermosas montañas que rodean el Páramo; se conserva, además, una carta escrita en 1852 y también se aprecian fotos de Amparito, conocida por todos los sonsoneños como “la boba del pueblo”.

Por: Julián Ramírez, desde Sonsón

Anuncios

2 comentarios to “Un hotel de Sonsón se convirtió en propuesta para rescatar los valores autóctonos de un pueblo paisa”

  1. Muy importante si se pudiera ampliar la información o tener un punto de contacto para saber como visitarlo. Muy buena nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: