De cómo desaparece la historia en Rionegro. Documentos expuestos a humedad, hongos, polvo y depredadores humanos

“Documentos desde el siglo XVIII y quizá más atrás donde se cuenta la fundación del municipio… los acontecimientos que forjaron a Rionegro y de alguna manera a Antioquia y quién sabe cuántos tesoros más, están allí, al garete, en un cuarto a temperatura ambiente, sin cuidados climáticos, al polvo, al tiempo, al olvido…”. Ana Cristina Aristizábal Uribe.

OPINIÓN:

Ana Cristina Aristizábal Uribe, columnista El Colombiano.

Entre tristeza e irritación provoca ver el estado en que están los 1.533 volúmenes de la historia de Antioquia que permanecen en el Museo Histórico de Rionegro, la que otrora fuera la Casa de la Convención de 1863. Ahí está reflejada la indolencia que aquí mostramos por nuestra historia, por los procesos que nos crearon, por la importancia de los documentos que dan cuenta de los sucesos que nos permiten estar aquí.

Documentos desde el siglo XVIII y quizá más atrás donde se cuenta la fundación del municipio, el traslado de la ciudad de Arma; correspondencia de José María Córdova, Juan del Corral , “El sabio” Caldas, Tomás Cipriano de Mosquera , los acontecimientos que forjaron a Rionegro y de alguna manera a Antioquia y quién sabe cuántos tesoros más, están allí, al garete, en un cuarto a temperatura ambiente, sin cuidados climáticos, al polvo, al tiempo, al olvido…

Carmen Cecilia Garzón, la directora (e)-administradora-secretaria-guía-mensajera-aseadora y supernumeraria, lleva trabajando allí 29 años, intentando por todos los medios evitar que la humedad, los hongos, el polvo y los depredadores humanos sigan dañando los importantes documentos. Ahora está esperanzada con un proyecto aprobado por 120 millones de pesos para prestar los primeros auxilios a 500 volúmenes, que consiste, entre otras, en poder pasarlos por una cámara de desinfección.

No solo los hongos se están comiendo los folios, sino que las humedades, sobre todo las que lindan con la casa arzobispal tienen la casa en peligro. Y cuenta Carmen Cecilia que “cada rato” van a pintar la pared pero no arreglan los bajantes que producen las humedades, “por más que yo, que no soy arquitecta, les digo que así no se arreglan las humedades”.

Según dice la directora (e) el Museo no pertenece a ninguna de las Secretarías del Municipio, por lo que no es clara una partida presupuestal para la conservación de los volúmenes.

Y eso que antes este Museo Histórico tenía una Junta, la de la Sociedad de Mejoras Públicas y entre todos podían sumar esfuerzos por la conservación de la casa; pero una vez desaparecida la Sociedad de Mejoras Públicas, la Junta que apoyaba al Museo Histórico también desapareció.

Qué mal entendemos aquí la cacareada “grandeza” de Antioquia que muchos confunden con machete, carriel, poncho y sombrero; pues realmente el que es grande conoce, conserva y exhibe con orgullo su historia, que es precisamente lo que le permite entender el presente. Qué inmaduros estamos en Antioquia con este tema, es como si solo fuéramos presente.

Fuente: El Colombiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: