Gabriel Aristizábal, el Mesías de El Santuario

Gabriel Aristizábal Zuluaga cumple treinta años de representar la pasión y muerte de Jesús de Nazaret en Semana Santa. 

Hace más de 20 años don Gabriel tiene un granero cerca de la iglesia de San Judas Tadeo, en El Santuario, donde hace la representación de Jesús. / Foto: El Mundo.

 

Pocos lo conocen por su nombre. Muchos se atreven a decirle “Mesías”. Él prefiere que lo llamen Gabriel, un teatrero que hace sino dramatizar la agonía de Cristo durante el Viacrucis en El Santuario, Oriente antioqueño.

La historia de este santuariano de 51 años está marcada por el teatro. Desde muy pequeño, a eso de los catorce años, Gabriel comenzó junto con sus compañeros de clase a representar obras en el colegio.

Ese gusto por la actuación lo motivó a ingresar a un grupo de teatro del municipio. Su vida la alternaba entre el estudio, la declamación y la dramaturgia.

“Recuerdo la vez que llegó la primera película a El Santuario. Iban a proyectar El Mártir del Calvario. Yo no tenía un peso en el bolsillo, pero el vigilante al ver que yo le contaba lo que estaba sucediendo me dejó entrar. Me impactó tanto la función que me enamoré de los personajes”, cuenta Aristizábal.

Teatro religioso

Antes de cumplir los 20 años, Gabriel y sus compañeros decidieron personificar las historias y relatos de los evangelios y recrearlos en Semana Santa.

Su primer papel fue el de Malco, un siervo de Caifás, el sumo sacerdote, y a quien Pedro le cortó una oreja después de que un grupo de alguaciles y fariseos llegaran al Huerto de Getsemaní para arrestar a Jesús.

También personificó a Pilatos, miembro del orden ecuestre y quien dejó a consideración de los sumos sacerdotes la decisión de liberar a Barrabás o a Jesús. Más tarde encarnó el papel de Judas Iscariote, discípulo que vendió a Cristo por treinta monedas de plata.

Gabriel cuenta que estaba muy contento con los papeles que desempeñaba, pues dice él tenía muy interiorizado los personajes autoritarios, hasta que un día el director del grupo le ordenó hacer el papel de Jesús.

“Pudo ser por mi físico, pues tengo los ojos azules y me dejo crecer la barba. La verdad es que al principio no era lo que quería hacer, pero con el tiempo me enamoré tanto del personaje que comencé a estudiarlo minuto a minuto”, dice el hombre.

Sus primeras presentaciones causaron tanta admiración entre feligreses y turistas, que decidió encarnar, como en las películas de Semana Santa o la obra de Mel Gibson, la Pasión de Cristo.

En la imagen, Gabriel Aristizábal Zuluaga cargando la cruz, que pesa aproximadamente sesenta kilos, en un recorrido de tres horas.  / Foto: El Mundo.

 

Personificación

Con su pelo castaño hasta los hombros, una corona con motas de algodón untadas de sangre de matadero, una túnica blanca, unas sandalias, un lazo amarrado a su cintura y a sus manos y una cruz que pesa 60 kilos, que equivale a llevar un saco de café al hombro, Gabriel inicia el Viacrucis a las 10:00 a.m.

Durante el recorrido recibe los azotes con manojos de hilo humedecido que dejan huella en su espalda, el peso de la cruz debilita sus hombros, es arrastrado de un lado a otro con los lazos que aprietan su cintura y sus muñecas, desde su cabeza empieza a escurrir la sangre de los animales sacrificados. Jesús cae por primera vez.

Son las 11:15 a.m. La inclemencia del clima más la muchedumbre que rodea la escena agotan el oxígeno. Una mirada sedienta al cielo, como encomendando el destino a Dios, no encuentra respuesta. Jesús cae por segunda vez.

A las 12:30 del mediodía la agonía y el cansancio es tal, que el parpadeo, el sudor, la falta de saliva y la sangre de animal ahogan el acto. Al parecer todo está consumado y Jesús cae por última vez.

Ya es la 1:00 p.m. La procesión del Viacrucis termina. Los creyentes se retiran agotados, medio enmudecidos. Los niños lloran lágrimas y sudor. La gente ya no da más.

En la sacristía, habitaciones que usan las iglesias occidentales para guardar elementos religiosos, Gabriel se despoja de su vestido manchado de sangre, de la corona que arrancó su cabello y de las sandalias maltrechas por las heridas del pavimento.

Sale sonriente, como si el Viacrucis solo fuera cuento de los evangelios. Algunos se atreven a saludarlo, otros se limitan a observarlo buscando signos de su Viacrucis. No encuentran nada. Solo satisfacción y alegría.

“Lo que hago es arte, es amor por el teatro. No necesito lacerarme ni que me maltraten. Mi obra busca que los niños vean lo que pasó hace mucho tiempo pero de otra manera, sin violencia. Por eso llevo treinta años dramatizando la Pasión de Cristo. Días, semanas, años y décadas pensando en mejorar, en ser el Mesías a mi estilo”, afirma Gabriel.

Su otra vida

Sale de la iglesia y se dirige a su tienda, a su otro oficio. El que le ha dado para vivir a él, a su esposa y a sus cuatro hijos.

Gabriel Aristizábal Zuluaga es un hombre feliz, sonriente y agradecido de la vida.

A sus 51 años, este santuariano dedica el mayor tiempo a su familia y lo que le sobra a su otro amor: el teatro. 
Sus hijos saben declamar y actuar, incluso uno de ellos ya personificó un papel en Semana Santa.

“Espero que ellos lleguen a amar la actuación y busquen en ella una salida para alegrar a las personas y para encontrar el camino correcto en sus vidas”, asegura Aristizábal.

Mientras sueña eso, él afirma que todavía tiene la voluntad y las ganas de seguir representando a Cristo, así la edad ya lo quiera jubilar. “No espero nada a cambio, solo deseo que mi papel sea recordado por muchas generaciones”.

En esta Semana Mayor, Gabriel se dispone a revivir la Pasión de Cristo. A las 8:00 p.m. inicia su función, o como él mejor dice: su obra de teatro, esa que hoy cumple treinta años.

 

Tomado de: El Mundo, http://bit.ly/I1tiU3

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: