El Gobierno Nacional ordenó la suspensión de las obras del Túnel de Oriente, que fue inaugurado desde finales del año pasado para conectar los valles de Aburrá y el de San Nicolás, en el Oriente antioqueño.

Video de: Noticias Telemedellín

El Ministerio de Ambiente advirtió sobre la necesidad de suspender esas obras inauguradas por el anterior gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, quien consideró que existen estudios y licencia que permiten adelantar esos trabajos.

Pese a las querellas de las comunidades en el corregimiento Santa Elena, en varias veredas, y en otros sectores rurales en el municipio de Rionegro, el mandatario autorizó el inicio de las obras y las inauguró protocolariamente en el portal que se levantará en la zona de Sajonia, precisamente cerca del aeropuerto José María Córdova.

Sin embargo, el ministro de Ambiente, Frank Pearl, advirtió hoy en Medellín que las obras deben ser suspendidas por un mínimo de tres meses, mientras el gobierno nacional adelanta nuevos estudios en torno a ese proyecto, y examina las licencias que autorización el inicio de los trabajos.

Precisó que ese estudio deberá demostrar que no existen riesgos para las comunidades rurales, ni para sus acueductos veredales, como ha denunciado la población y como estaría consignado en otros análisis.

Si se comprueban esos efectos negativos, las obras se suspendería indefinidamente, anticipó el Ministro de Ambiente, Frank Pearl.

Este megaproyecto, que realiza la Gobernación de Antioquia, tiene un costo estimado de 820 mil millones de pesos, que, según la administración seccional, en un 80 por ciento provendrán del cobro de peajes.

Advertencias

El Procurador Delegado Para Asuntos Ambientales y Agrarios, Oscar Darío Amaya Navas, había pedido al Director General de Cornare, Carlos Mario Zuluaga Gómez, “considerar la posibilidad de suspender el inicio de ejecución del proyecto Conexión Vial Aburrá-Oriente previsto para el próximo 18 de octubre de 2011”.

Recomendó que se suspenda “hasta cuando esa autoridad ambiental regional se pronuncie en un acto administrativo motivado sobre la modificación de la licencia ambiental otorgada mediante la Resolución 1764 de 2002, así como sobre los insumos ciudadanos recogidos en la audiencia pública celebrada el pasado 29 de septiembre del presente año”.

El alcalde de Medellín, Alonso Salazar, expresó que esta decisión va en concordancia con el Derecho de Petición que realizó a la Gobernación de Antioquia, en ese mismo sentido.

El municipio de Medellín reitera que no se opone al proyecto y lo califica de gran importancia para la conexión de los Valles de Aburrá y el Valle de San Nicolás lo cual es coherente con las proyecciones de ciudad-región de acuerdo con Bio2030 Plan Director Medellín-Valle de Aburrá, pero hace un llamado preventivo para que las autoridades públicas se pronuncien de fondo frente a las inquietudes jurídicas, técnicas y ambientales, y considera que en todo caso apunta al bien común sostenible de los ciudadanos de Medellín y Antioquia.

Proyecto polémico

A pesar de la polémica generada en la comunidad, y de los llamados de atención de la Procuraduría General de la Nación, el martes, 18 de octubre del año pasado, el Gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, dio la primera palada de la obra, en el sector de Sajonia del municipio de Rionegro.

En la ceremonia protocolaria participaron los representantes del consorcio vial que adelanta la obra, las agremiaciones de arquitectos e ingenieros del departamento, e invitados especiales, quienes destacaron la importancia del proyecto de conexión vial al oriente de Antioquia y al Aeropuerto José María Córdova.

La Gobernación de Antioquia aseguró en su momento que no había ningún impedimento para que iniciaran las obras porque el proyecto cumplía con toda la normatividad que hay al respecto.

Aseguró que pondría todo su empeño y experiencia para vigilar, exigir y hacer seguimiento permanente para que el concesionario cumpliera con todas las especificaciones del contrato con las cuales se diseño la conexión vial.

La Procuraduría intervino

Dos días después de esa inauguración, la Procuraduría General de la Nación le pidió al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible que estudie la posibilidad de ejercer la competencia legal sobre el proyecto de Conexión Vial Aburrá – Oriente, o Túnel de Oriente.

La comunicación fue remitida al ministro Frank Pearl, por el procurador delegado para Asuntos Ambientales y Agrarios, Óscar Darío Amaya Navas.

Señaló que con base en la información conocida por el equipo técnico y jurídico de la Procuraduría, se considera que existe la posibilidad de estarse adelantando un gran proyecto de infraestructura con fuertes impactos ambientales y sociales, sin la correspondiente expedición del acto administrativo de carácter ambiental que dé respuesta a dichos impactos, teniendo en cuenta, además, la dimensión y magnitud del proyecto.

Adicionalmente, el procurador delegado manifestó que este Organismo de Control considera que existen serios reparos con relación al acto administrativo surtido en el 2002 por la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro – Nare (Cornare), para autorizar desde el punto de vista ambiental la ejecución de la obra.

En su solicitud al ministerio, la Procuraduría recordó la facultad legal que le permite “ejercer discrecional y selectivamente, cuando las circunstancias lo ameriten, sobre los asuntos asignados a las corporaciones autónomas regionales, la evaluación y control preventivo, actual o posterior, de los efectos de deterioro ambiental que puedan presentarse por la ejecución de actividades o proyectos de desarrollo (…) y ordenar la suspensión de los trabajos o actividades cuando a ello hubiese lugar”.

La facultad legal que le permite al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ejercer discrecionalmente la evaluación y control preventivo del citado proyecto, se encuentra señalada en el artículo 5 de la Ley 99 de 1993.

 

Texto tomado de: Caracol Radio, http://bit.ly/wcRsJr