Aún con cuestionamientos, Luis Alfredo Ramos, Gobernador de Antioquia, encendió la maquinaria que romperá la montaña de Santa Elena para recortar 15 minutos de recorrido entre el Valle de Aburrá y el Valle de San Nicolás. Así, con casco de ingeniero y acelerando el aparato, dio inicio oficial al Túnel de Oriente, que deberá ser entregado en octubre de 2015.

“Esta obra ha sido un sueño de los antioqueños en el último siglo. Es un proyecto para integrar al departamento y que beneficiará a todo el país”, aseguró el gobernador, quien comparó a la conexión vial hacia el Oriente con otros macroproyectos de la región como Hidroituango, las dobles calzadas, las pequeñas y medianas centrales de energía y el puerto de Urabá, que aún está en planes.

El Gobernador aclaró que al proyecto no le surgió ningún impedimento legal y por eso iniciaron los trabajos: “Aquí todo está en regla. Lo que pasa es que hace unos días una autoridad dio una noticia no correcta”, explicó Ramos, y agregó: “Los ambientalistas deben estar tranquilos, porque todo se hará respetando el medio ambiente”. Pero en el aire quedan muchas dudas.

Interrogantes

Detractores del Túnel de Oriente aseguran que la obra no cumple con un requisito obligatorio para toda obra de este tipo: el Diagnóstico Ambiental de Alternativas, DAA.

Hace tres meses, Rodrigo Caicedo, gerente de Concesiones de la Gobernación, había reconocido que el proyecto aún no cumplía con ese requisito.

Cuando se le preguntó por eso a Luis Alfredo Ramos durante el acto de inicio de la obra, el mandatario respondió “que eso ya estaba, que la obra cumple con todo”. Sin embargo, en el mismo evento, el gerente de Concesiones aseguró: “El Ministerio de Medio Ambiente, cuando pasó a Cornare la decisión de aprobar la licencia ambiental, también le dijo que no era necesario el DAA, y que el estudio se ciñera solo a la propuesta actual. El mismo Ministerio dijo que no era necesario”, sentenció Caicedo.

Ahora, tras el inicio de las obras, los ambientalistas están empeñados en derrumbar la luz al final del túnel, por eso dicen que buscarán instancias legales para detener el proyecto, y ya empezaron. Javier Márquez, representante de Penca de Sábila, afirma que “al contralor general de Antioquia le fueron retiradas sus competencias sobre la vigilancia y el control del proyecto dada la práctica de dictámenes favorables al mismo, los cuales contradicen el informe técnico emitido por la Auditoría Especial respectiva, en los cuales se presentan varios hallazgos desfavorables de diferente índole: 12 administrativos y 11 disciplinarios, y por haber sido jefe de la campaña del gobernador Luis Alfredo Ramos, quedando así inhabilitado para vigilar y controlar de forma imparcial e independiente la gestión contractual, ambiental y financiera de dicho proyecto”, explicó.

La obra del Túnel inició, lo que no se sabe, con tanto cuestionamiento, es si se ejecutará en solo cuatro años, o si en efecto concluirá.

 

Tomado de: Noticias Telemedellín, http://bit.ly/pVpSiw